Hay quien dice que la revolución de las redes sociales ha acabado con los blogs, que están muertos y ya pertenecen al pasado de la red. Los estudios demuestran que efectivamente, ha bajado la creación y el mantenimiento de bitácoras por parte de los usuarios más jóvenes. La dedicación que requiere escribir artículos elaborados y el poco feedback o tráfico que se obtiene a cambio desalientan a cualquiera.

Muchos se preguntan “¿Para qué usar mi blog si la mayoría de mis contactos están en Facebook?”

Hoy quiero romper una lanza a favor de los venerables blogs y de todos aquellos que los empezamos a trastear cuando Blogger o Livejournal se pusieron de moda. Pero no penséis que este artículo se apoya en la facilona melancolía geek. Realmente os voy a dar 5 razones de peso para que resucitéis vuestro viejo blog o para que creéis uno nuevo:

Leer más

Hace unos años, cuando la burbuja de la que se hablaba era de la de Internet y todo el mundo quería tener una página web, nadie imaginaba que la senda que se estaba abriendo en ese momento marcaría el camino a seguir para muchos en adelante.

En aquel entonces lo de “tener web” era más una moda que una necesidad real a la que se sumaban alegremente muchas empresas sin saber muy bien para qué servía aquello ni qué usos reales le podían dar (más allá de colocar la dirección web en las tarjetas de visita).

Algunas de las frases más acuñadas en esa época eran “Si no estás en internet no existes” o “Internet es el futuro”. La realidad es que Internet ya hace mucho tiempo que es el presente y las empresas españolas se ha ido concienciando poco a poco de la necesidad de tener abierto este canal de comunicación con los clientes. Una web es una ventana que acerca a nuestra empresa al mundo digital, un mundo vasto y lleno de oportunidades. Las redes sociales son solo una de las últimas incorporaciones a este mundo y su funcionalidad se puede integrar a la perfección en cualquier página web de hoy en día. Hoy la frase de moda es “Si no estás en Facebook no existes”.

Leer más

Cuando el río suena agua lleva. Desde principios de año Google ha estado inquieto, probando cambios, actualizando algoritmos, asustando a webmasters, barruntando nuevas formas de mejorar la calidad de sus resultados, y de paso sus beneficios. Voy a analizar qué ha pasado en este tiempo, cómo ha afectado a los resultados y qué se puede hacer de cara al futuro del SEO.

Por si este año 2012 no se presentaba ya bastante negro con el apocalípsis maya esperándonos en Diciembre, Google parece empeñado en que el fin del mundo comience por su buscador, al menos el mundo SEO al que muchos somos adictos y del que tantos dependen.

Los de Mountain View, conocedores de su supremacía prácticamente a nivel mundial, y en países como España líderes indiscutibles con el 98% de las búsquedas, no buscan precisamente el consenso a la hora de definir qué es una página de calidad o qué parámetros son los adecuados a la hora de valorar un sitio web.

Leer más