Episodio 11: El fín de los Tiempos Vol.1

Reproducir episodio

En el podcast de hoy nos acercamos peligrosamente al apocalípsis, al fin de los tiempos. Un género recurrente en la industria cultural que siempre sobrecoge y puede hacer que te olvides de tus mundanales problemas rápidamente. ¿Estás preparado para el fin del mundo?

  • Libro: El Quinto Día de Frank Schäzing
  • Peli: The Divide de Xavier Gens
  • Serie: Chernobyl de HBO
  • Pecador Digital Invitado: Toni Gisbert
  • Tema musical: Running after my fate de Jean Pierre Taieb
  • Vídeo Juego: Metro 2033 de 4A GAMES
  • Herramienta Digital: SEOBOX
  • Profesional Digital Recomendado: José María Ayús
  • EXTRA: Documental, La noche del fin del mundo de Íker Jiménez
Descárgalo

DENTRO LA TRANSCRIPCIÓN COMPLETA

Hola, bienvenido/bienvenida a Los 7 Pecados Digitales, tu podcast dominguero de frikultura y Marketing Digital. Ya sabes que domingo tras domingo, a la sagrada hora de la siesta, te traigo mis recomendaciones con películas, series, videojuegos, canciones, libros, incluso herramientas digitales que uso día a día o profesionales (perfiles de profesionales) recomendados. Estas son mis pasiones, son mis confesiones digitales. Espero que tú también te animes a compartirlas conmigo.

Soy Iñaki Tovar, soy el CEO de la agencia SEO Webpositer. Te repito, tú también puedes dejar aquí tus confesiones digitales. Todas las semanas me puedes buscar en las redes sociales con el hashtag #pecadoresdigitales, o en mi cuenta de Twitter @seomental, o en mi blog seomental.com. Por supuesto, apuntarte al podcast en cualquiera de las plataformas de podcasting que hay por ahí (Ivoox, Spotify, ITunes). Donde quieras, estamos.

¿De qué va este episodio número 11 (que también va a ser el primero de muchos volúmenes)? Pues va del apocalipsis, va del fin de los tiempos. Es que este es un tema recurrente para mí. Llamadme friki, para eso estáis en este programa; pero me atrae mucho el cine de catástrofes (que, por supuesto, tendrá también su propio volumen dentro del podcast). En concreto hoy me voy a enfocar en aquellos aspectos culturales, de la cultura que yo he visto en formato de eso (de películas, videojuegos, etc.) que me han transmitido esa sensación de que se acaba el mundo, que es una sensación muy sobrecogedora y que transmite mucho (ver cómo se desmorona una civilización, etc.).

Si te atreves a hacer este viaje conmigo, te espero dentro.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

«Dijo entonces Dios: «quiero que los mares se llenen con seres vivos; quiero que las aves vuelen sobre la tierra y crucen el cielo azul. Así creó Dios los grandes monstruos marinos, creó todos los seres vivos que se mueven en el agua y todas las aves del cielo».

Así da comienzo en 5to día de la creación, según el Génesis de la Biblia. Os lo acabo de recitar porque es lo que da título al libro: «El 5to día» del alemán Frank Schäzing. Pedazo de novela.

No recuerdo bien cómo llegó este libro a mis manos. Seguramente sería yo por internet «novelas apocalípticas» o «novelas sobre el fin del mundo» que ha sido una búsqueda recurrente (que Google sabe bien que ese es uno de mis pecados). Bueno, el tema es que lo compré. Es un libro que conservo todavía, muy ajado porque lo he leído; pero recuerdo, como si fuera ayer, la primera vez que lo leí. Fue en un verano, en la playa de Santa Pola, me acuerdo estar ahí sentado en la terraza por largar horas, calurosas horas, a cualquier hora. Una vez que lo enganché, ya no pude parar.

De qué va este libro, por cierto, de Frank Schäzing (espero estar pronunciándolo bien), un publicista alemán. A mí me chocaba mucho el hecho de que trabajase también como publicista, porque yo por aquella época estaba también de creativo publicitario; a parte, también tengo la espinita clavada de escribir algo largo alguna vez, porque relatos he escrito muchos, pero nunca nada largo, como un pedazo de novelón que se marcó este Frank. No estuvo exento de polémicas, porque también hubo algunos científicos de los que cita que lo acusaron de plagiar directamente tratados o teorías suyas. Es que el tema el libro es que está muy fundamentado en ciencia.

«Va Iñaki, pero ¿de qué va?», pues va de la rebelión de los mares contra el hombre. O sea, imaginaos, con todos los vertidos tóxicos y lo que maltratamos los 7 mares que nos rodean, imaginaos que un día se revelan, imaginaos lo que puede salir de ahí, en forma de catástrofes naturales, en forma de las criaturas que se rebelan contra nosotros. Imaginaos a las orcas volcando embarcaciones de turistas y comiéndoselos en el agua; imaginaos a colonias de mejillones pegándose a los cascos de los barcos para inutilizarlos; imaginaros la peor de vuestras pesadillas marinas, y en este libro sale.

La estructura es la de la típica novela que estamos acostumbrados, thriller, pues relata muchísimos hilos narrativos de distintos personajes a los largo de todo el mundo, que empiezan a contar su historia. Así que, vamos a tener al típico científico, a la científica, vamos a tener a un jefe indio ecologista que también se va a unir al clan; vamos a tener los típicos héroes, antihéroes y villanos, por supuesto, de la historia. Muchas historias acabarán convergiendo cuando el mundo se dé cuenta que estos fenómenos que empiezan a ocurrir por todo el planeta no son casualidad, y que hay algo, hay una fuerza, hay (mejor dicho) una inteligencia que está atacándonos directamente. Entonces, lo típico, se ponen a crear el grupo de contra-ataque para resistir esta amenaza.

Se pone muy emocionante porque, intercalado con esos hilos argumentales de cada uno de los protas, también te van metiendo protagonistas secundarios que directamente viven en sus carnes la pesadilla, o estos fenómenos (que ya os digo que pueden ir desde tsunamis, a plagas de cangrejos que de repente inundan una playa y causan estragos). Te deja un mal cuerpo el libro porque, en realidad, muchas de las cosas que cuenta nos está dejando mal a nosotros, al ser humano (que ya sabemos lo malos que podemos ser cuidando el planeta y tratando los mares, por ejemplo). Te hace pensar que, sobre todo, hay tanto mundo desconocido bajo el agua. Algunos dicen que por qué estamos haciendo tanta exploración espacial, si apenas conocemos un 10% de lo que hay bajo la superficie del mar, en esas profundas fosas abisales.

Bueno, pues en este libro vas a tener de todo esto y más. Ya os digo, siempre con un fundamento científico muy real que incluso te va a servir para dar explicación a fenómenos como el triángulo de las bermudas y, para todos aquellos de vosotros amantes de los tiburones (lo digo por Daniel Peris, que estuvo aquí hace poco, y por mi amigo Pedro Aniorte), también tendréis momento tiburón con inteligencia que va contra el hombre y que pone los pelos de punta.

En fin, pedazo de novela «El 5to día», que os recomiendo si os gusta todo esto del fin del mundo y os va el rollo marino.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena tráiler de película en inglés]

Bueno, esta intro tan apabullante es parte del tráiler de la película «The Divide», película del francés Xavier Gens. Pedazo de película apocalíptica, pedazo de imágenes para el recuerdo que se me quedarán grabadas para siempre, pedazo de tema musical que suena aquí por debajo (y que es parte del combo de hoy, porque esto es peli + tema musical; luego hablamos un poquito de él, pero ahora quedaros con la película, «The Divide»). El claim del tráiler era «los afortunados son los murieron en la explosión».

Es que, si esto va de explosión nuclear, eso primero que habéis oído en el tráiler es, pues nada, imagínate: estás en tu ciudad, en tu edificio o en tu casa, y de repente suenan las alarmas nucleares. Pánico a tope, la gente bajando por las escaleras, por los ascensores; de repente ves las bombas caer a lo lejos, destillo sobre la silueta del skyling de la ciudad; más pánico todavía. De repente, alguien al final de las escaleras te increpa «¡por aquí, por aquí! ¡Aquí hay una salida, aquí hay un bunker!» y unos pocos afortunados se cuelan en las entrañas del sótano de un bunker con protección antibombas. 

Así da comienzo la peli, de esta manera tan brutal, que te deja ya pegado en el asiento desde el minuto uno. Imaginaos.

De repente ahí, todos a oscuras en el bunker, poco a poco el dueño del bunker… No es otro que el maravilloso actor Michael Biehn (que aquí está en estado de gracia). Michael Biehn, que lo conoceréis porque es uno de los actores fetiches de James Cameron, era uno de los protas de «Terminator», también luego lo habéis visto en «Aliens» y lo habéis visto como el angustioso «Coffey» en «The Abyss» («El abismo»). Los tres pedazos de película que pasarán por aquí, por supuesto, cuando hagamos un monográfico especial de James Cameron. James Cameron tiene actores fetiches, y este sin duda es uno de ellos: Michael Biehn.

Esta peli se estrenó en un festival en el 2011, pero el estreno a nivel internacional fue en el 2012. Yo le venía siguiendo la pista porque me engancho a ver qué películas destacan en los festivales de ciencia ficción y de terror por todo el mundo, y en cuanto una despunta un poquito le echo un vistazo.

Bueno, ¿qué pasa aquí entonces? Pues tenemos que imaginaros un «gran hermano» post-apocalíptico y distópico, con 7, 8, 10 personas (no recuerdo) encerradas en ese bunker con escases de recursos; con una niña; con la incertidumbre de no saber qué está pasando afuera; con una visita que no os puedo spoilear, pero digamos que no van a estar solos en el bunker todo el rato. Van a tener que enfrentarse a muchas cosas, y a lo peor de todo: al ser humano; a lo degenerable, a lo sucio, a lo decadente que podemos llegar a ser cuando las condiciones lo propician. Realmente, no es agradable la película (para qué voy a decir lo contrario) porque e ve mucha miseria humana a partir de cierto punto.

El que la protagonista espiritual de la peli se llame «Eva» tampoco es una casualidad, porque ella es la que protagoniza una de las mejores escenas de película post-apocalíptica que yo he visto nunca. Además, toda esa escena viene acompañada por este tema de fondo. No os la puedo spoilear, de verdad que la tenéis que ver, pero es un crescendo de emociones brutal; si no, simplemente os invito a buscar el tráiler de «The Divide» en YouTube, ahora mismo, cuando acabéis el podcast. Ver el tráiler solamente, pues las sensaciones que transmite el tráiler son al contrario que en muchas ocasiones que los tráileres nos engañan, en esta ocasión no te va a engañar. O sea, lo que vas a ver en el tráiler es lo que vas a obtener cuando veas la peli. No te va a dejar indiferente.

Ya os decía que la banda sonora, de un tal Jean-Pierre Taieb, es brutal. Aquí llega a su apogeo, a su cenit, con este tema final que se llama «Running after my fate» («corriendo detrás de mi destino») y que le viene al pelo a esa escena final. Como veis, es muy melódica, orquestada al 100%; pero en este caso es una de las versiones con acompañamiento vocal. Tenéis otra, si no os gusta esta (o si os gusta mucho y queréis probar otra aproximación), que es con Anna He, y que también es muy dulce y muy bonita. O sea, la letra y la música cuadran de una manera brutal.

Si os parecéis estos acordes de piano y de crescendo poco a poco es lo mismo que vengo usando yo en la intro de este podcast, desde el principio. Al principio era de la banda sonora «28 Días Después», luego me pasé a una libre de derechos y esto que estáis escuchando aquí es el mismo tono. Ese tono post-apocalíptico, melancólico, que normalmente suelen desprender estas películas y que, por qué no decirlo, todas te dejan siempre la mezcla esa en la boca, entre esperanza y desasosiego.

En fin, espero haberte convencido para que le eches un vistazo a esta película. Eso sí, luego no te metas conmigo si pasas un mal rato. Venga, vamos a por el siguiente pecado digital.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena tráiler de serie en inglés]

El 2019 nos trajo una de las mejores series de todos los tiempos. Sí, así lo digo tal cual. No lo digo yo solo, porque las críticas que consiguió a nivel internacional la hicieron por momentos superar a clásicos básicos de toda la historia. O sea, se puso en todos los rankings en el número 1 y ahí ha estado durante muchos meses.

La serie, como ya habréis podido adivinar más de uno, es Chernobyl. Fue publicada en HBO en 2019 y su creador es Craig Mazin, que se tiró unos cuantos años (desde el 2014) haciendo investigación y visitando, incluso, la zona de exclusión de Pripyat para documentarse bien, hablando con científicos y hablando con todas las fuentes. Yo he visto a supervivientes de Chernobyl; luego, viendo la serie de Craig Mazin, se sienten totalmente identificados y constatan que los hechos que ahí nos cuentan, por muy de película del fin del mundo que nos pueda parecer, por muy serie dramatizada (que, por supuesto, también cuentan con alguna libertad creativa que se toman). No es exacto al 100%, pero digamos que es exacto al 95%.

Te pone los pelos de punta por múltiples razones. No me voy a meter ahora a hablar del desastre de Chernobyl porque sería como hablar del Titánic (que ya hablaremos); pero esta banda sonora que acompaña a toda la serie para mí tiene el mismo efecto que los medidores de radiación, que aparecen recurrentemente durante todos los episodios. Cada vez que yo escuchaba los acordes de esta música, ya estaba sintiendo la radiación en mi piel, literalmente. 

Además, aquí por primera vez ves los efectos devastadores que tiene la radiación sobre el cuerpo humano. Con escenas que no son para todos los estómagos. Ya os digo, hay escenas también muy duras aquí en esta serie, y que te sobrecogen. La palabra es «que te sobrecogen», porque sabes que sucedieron de verdad.

Justo este momento musical que os pongo de fondo es el perteneciente a uno de los primeros episodios, a una de las escenas finales de ese episodio, en el cual se está dando sepultura a los bomberos que fueron a apagar el fuego la noche de la explosión. Esos bomberos que estuvieron en primera línea de fuego radiactivo, sin saberlo, y que por supuesto cayeron como moscas también. Bueno, sus ropas fueron tan radioactivas que el sótano, donde las tiraron las enfermeras aquella noche que los ingresaron, se tuvo que clausurar de los índices de radiación que tenía esa ropa. Imaginaos. Pues, así quedaron también sus cuerpos: contaminados para siempre, o sea, para toda la eternidad. Tanto es así que los tenían que enterrar (y así los enterraron) en ataúdes de plomo. En esta escena, como os comentaba, se ve cómo esos ataúdes los meten en una fosa común, en un hoyo gigante, y los empiezan a rellenar con cemento.

Eso te da una idea de la magnitud de la tragedia, y de la magnitud de lo peligroso de esta radiación que es enemigo invisible y que no vemos, pero que te atraviesa y literalmente te destroza por dentro.

[Suena escena de la serie]

Solo han sido 30 segundos, lo que os acabo de poner, de una de las escenas más terroríficas de toda la serie; pero estoy seguro que se os ha hecho mucho más largo, ¿verdad? ¿Podéis imaginar la escena? Tres buzos, héroes voluntarios (por accidente) de la gran madre Rusia, enfundados en simples trajes de neopreno, sumergiéndose en el caldo radioactivo más peligroso que haya conocido el hombre para cerrar alguna válvula porque si no puede haber una reacción en cadena que se cargue el planeta entero. O sea, es que fue así de brutal. Estuvimos al borde, literalmente, de una catástrofe de proporciones bíblicas con Chernobyl. Eso la serie te lo cuenta muy bien.

Hablando ya del resto de imaginería. Pues, o sea, los actores buenísimos, el director buenísimo, la ambientación soviética de aquella época está súper currada, la propia fotografía ya es mortecina, fría, desoladora. Está muy bien conseguido el ambiente y la atmósfera, de verdad que merece solo la pena por eso, a nivel artístico: la factura técnica y artística de la serie es brutal, apabullante. 

Pero ya os digo, lo que más sobrecoge es la historia. La historia, los hechos, los personajes, los dramas que vamos a ir viendo a lo largo de todo el metraje que, ya os digo, no es sencillo de ver y que tiene una conclusión en la que por primera vez yo he visto (en toda mi vida) una explicación científica de qué fue lo que realmente pasó allí aquella noche, y un monólogo final del protagonista (que hace el doctor Legásov), que fue un poco el científico que estuvo a cargo de todas las operaciones de limpieza en toda esta batalla (porque fue una guerra contra la radiación y contra el tiempo). Hace una exposición final en el juicio, en la junta que abren los rusos para investigar el tema, que realmente te lo deja todo claro.

En fin, pedazo de serie que tenéis que ver (si no habéis visto ya) y que, sin duda, yo revisitaré más veces.

Pero, hablando hoy del fin del mundo y hablando de esta serie que me ha gustado tanto, hoy os voy a dejar de regalo un extra, que no es exactamente una serie. Es un documental, y estoy seguro de que todos vais a saber a quién pertenece. Dentro.

[Suena monólogo de documental]

La sombra amenazante de la guerra nuclear nos hace imaginar ciudades arrasadas, donde el latido de nuestra especia ha desaparecido en un abrir y cerrar de ojos. Las imágenes que están viendo son reales. Por desgracia, no pertenecen a la ciencia ficción; sino una verdad que durante mucho tiempo ha sido manipulada y ocultada. Es la ciudad fantasma de Pripyat, en el corazón de lo que ha sido bautizado como «zona muerta». 

Estas grabaciones militares permanecieron años bajo el secreto oficial. Mostraban una realidad demasiado terrorífica para ser conocida. Nadie puede vivir aquí, por eso las calles han quedado desiertas y solo se escucha el fúnebre sonido del viento, golpeando la tela y las ropas tendidas. Es el viento radioactivo que transporta la muerte.

Es que no podía acabar un especial del fin del mundo y hablar de Chernobyl, y no mencionar a mi queridísimo Iker Jiménez y al pedazo de documental que sacó en Cuatro y que se llamaba, precisamente, «La Noche Del Fin Del Mundo».

Un auténtico trabajazo periodístico de investigación. Muy adelantado a su época, porque hacía tiempo en televisión que no se veían documentales tan currados, tan trabajados; eso que a Iker muchos lo siguen considerando como «el friki del misterio» y para nada, él sobre todo es un periodista, como la copa de un pino. En este documental, yo creo que lo demostró. Sobre todo, dejando hablar (como hace siempre) a los expertos, a los especialistas, que es justamente lo que pasa en este documental. Obviamente, está todo muy bien dramatizado, muy bien ambientado (como siempre hacen en las producciones de «La nave del misterio»).

A mí me puso los pelos de punta. Las dos horas que dura el documental, me quedé loco, porque hasta que vi ese documental no sabía la dimensión de lo que fue Chernobyl. Es verdad que luego, viendo la serie que os recomiendo hoy, ha sido como la guinda para el pastel; pero automáticamente lo primero que hice cuando acabé de ver la serie fue volver a visitar este documental tan bueno, de Iker.

Así que, si aún no lo has visto, lo podéis buscar. Lo podéis encontrar fácilmente en internet. «La Noche Del Fin Del Mundo» muy recomendable para este domingo del fin del mundo que estamos viviendo juntos.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, llega el momento de vosotros: el momento de los pecadores digitales invitados, porque ya sabes que tú (sí, tú) puedes participar aquí, en este confesionario digital, cuando quieras. Puedes enviarme tu audio o simplemente mandarme un mensaje a través de redes sociales. Nuestro hashtag es #pecadoresdigitales. Me puedes seguir en Twitter como @seomental y mandarme un mensaje por ahí. También me tienes en mi blog seomental.com y en todas las plataformas de podcast: anchor.fm (ahí te permite mandarme un audio directamente), en Ivoox (mándame un mensaje), o si no nos puedes escuchar, por supuesto, en Spotify, en ITunes y donde tú quieras. Ahí estamos.

¿A quién os traigo hoy de pecador digital invitado? Pues hoy es el turno de otro gran amigo de la infancia, nos conocemos ya por ron de años. Primero coincidimos en la guardería, luego estuvimos unos años que no coincidimos y el destino nos volvió a juntar; en este caso a través del deporte, del tenis y del frontón (del cual Toni es un especialista de los buenos). Sobre todo, es una persona entrañable, un gran profesional en su trabajo siempre, muy amigo de sus amigos y, sin duda, el alma de cualquier fiesta (porque con Toni es que te meas de risa).

En fin, Toni Gisbert, que hoy os trae un pecado digital que yo también personalmente comparto, y que me toca mucho. Así que, sin más, dejo que se presente él y se confiese. 

[Habla Toni Gisbert]

Hola. Me llamo Toni Gisbert, me dedico al mundo del diseño técnico e industrial y actualmente trabajo en un grupo de inmobiliaria.

Antes de empezar, quiero agradecer a Iñaki la oportunidad que me brinda para participar en su programa. Conozco a Iñaki desde hace más de 25 años, y he de deciros que doy gracias a él, fue el que me enseñó a dar mis primeros pasos hacia el mundo digital.

Bueno, vengo a hablar de alguno de mis pecados digitales. Es una miniserie bélica llamada «Hermanos de Sangre». 

Steven Spielberg y Tom Hanks  nos presentaron en el 2001 una impresionante y magnífica miniserie que narra la historia real de la compañía aerotransportada Easy. Desde que saltaron desde el Normandía, ene Día D, hasta llegar a Australia (pasando por Francia, Bélgica y Alemania), hasta la captura del nido de Hitler. Con la misma estética y realismo de la película «Salvar al Soldado Ryan», esta serie narra los combates de una forma extremadamente realista, creo que incluso más que algunas películas o series producidas hasta la fecha.

«Hermanos de Sangre» cumple a la perfección como retrato de un grupo de hombres que, por las circunstancia en las que se vieron involucrados, llegaron a convertirse en una familia, pasando de ser simples civiles  a acogidos héroes de guerra. Los protagonistas siguen, capítulo a capítulo, en su huida desesperada hacia adelante. Llega un momento en el que uno no puede evitar preguntarse «si yo hubiese estado allí, ¿hasta dónde hubiese sido capaz de llegar?».

Para mí es una serie inspiradora, con momentos muy emotivos, como cuando la Compañía Easy descubre por primera vez los campos de exterminio nazi; o como cuando los soldados aliados increpan a los mandos alemanes vencidos, en busca de una respuesta «¿qué hacemos aquí?». Podría resumir todos los capítulos uno a uno, porque todos ellos mezclan un drama, un toque de suspense y de dureza; pero me gustaría destacar algunos capítulos que merecen (para mí) una matrícula de honor. Como el capítulo 6, «La Defensa De Bastogne«, espectacular, muestra la dureza de una batalla, mostrando desde la perspectiva de uno de los médicos de la compañía; como el capítulo 9, «¿Por Qué Combatimos?», la compañía se ve, de casualidad, en un campo de concentración nazi y quedan todos aterrados ante tal espectáculo; y como el número 10, el documental, donde entrevistan a los miembros de la compañía Easy que han sobrevivido hasta la fecha. Al ver ese documental, te sobrecoge y te cuesta hasta contener las lágrimas.

Una abrazo a todos.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo de videojuego]

Nací en Moscú, pero no recuerdo nada de aquella época. No era más que un crio, cuando las llamas del fuego nuclear devoraron el viejo mundo. Cuarenta mil personas nos salvamos, refugiándonos en las estaciones de metro, en las entrañas de la ciudad. Ahora, veinte años después, solo un puñado de valientes se atreve a subir para recibir el abrazo de un invierno eterno.

Os voy a llevar de vuelta, una vez más, a la Unión Soviética, a la madre Rusia, para haceros la reseña del videojuego (del pedazo de videojuego recomendado que os traigo hoy). Un auténtico pecado digital para mí que, como todo lo que os vengo confesando en estos episodios del podcast, pues me marcó mucho como gamer, como jugador de PC.

El juego se llama «Metro 2033». Es uno de esos casos en los que no estoy seguro de qué llegó primero a mis manos, si la novela de Dmitri Glukhovsky que me regaló mi hermana Miriam (porque sabe que me gustan estas temáticas apocalípticas, de bichos, de zombies y de mutantes), o si empecé a jugar primero el juego y luego me leí la novela. No me acuerdo, el hecho es que están muy bien casados el uno con el otro porque el autor también se involucró en el desarrollo del videojuego desde el principio, con la desarrolladora 4A Games, que ya se han ganado por derecho propio el ser una de las mejores desarrolladoras independientes de la historia. Se le acurraron con cuatro perlas; literalmente, el equipo tuvo que terminar el juego en unas instalaciones que no tenía ni calefacción, muertos de frío allí, como podían. O sea, trabajando como esclavos, pero por una pasión que les unía, que era sacar este videojuego.

Para la época os tengo que decir que técnicamente brutal. O sea, supuso un auténtico benchmark los ordenadores de la época. Si quería saber si tu PC era buena o no, tenías que hacerla correr con el Metro 2033, con los ajustes al máximo. Era una auténtica virguería visual de luces, de sombras, además, con su propio motor gráfico. Sin apoyarse en nadie, ellos solos lo construyeron todo desde cero. 4A Games, de verdad, me quito el sombrero con esta desarrolladora.

La historia, como ya habéis oído al protagonista comentando al principio, pues va de eso: apocalipsis nuclear, desde el punto de vista de unos rusos que están en Moscú ese día y ven caer las bombas. Unos pocos afortunados, 40 mil supervivientes, se refugian en las entrañas del metro.

Yo he estado en San Petersburgo, y el metro allí es alucinante; o sea, alucinantes las obras de ingeniería que tienen ahí construidas. No solo por su funcionalidad, sino a nivel arquitectónico. O sea, verdaderas maravillas. Pero en este juego, el metro se convierte en un lugar muy distinto, porque se puede convertir en el lugar más terrorífico del mundo.

No es para menos. Imaginaos, 20 años después del apocalipsis, por supuesto el primer peligro real que tenemos son las distintas facciones de humanos. Como podéis imaginar, cada uno barre para su casa, y vamos a tener a comunistas por un lado, bolcheviques por el otro, fachas por el otro, sectas religiosas por el otro y luego gente normal que solo quiere y pretende sobrevivir. Esa es una parte dura. Por supuesto, la situación que están viviendo a nivel de recursos: criando cerdos en la oscuridad, mal viviendo de lo que se puede cultivar en las entrañas del metro, de la carne (literalmente) de las ratas.

A parte de tener que ver mucha podredumbre humana y mucha decadencia (sobre todo es lo que se ve), pues también (como siempre) vemos a héroes. A esos héroes que siempre les gusta tanto destacar y presumir a la madre Rusia, y que aquí en el juego pues tienen una importancia brutal. De hecho, el protagonista se llama Artyom, le vas a coger mucho cariño. Artyom, que tiene un componente de nostalgia todo el rato, a través de sus recuerdos de cómo se separó de su madre. En fin, vamos a hacer el viaje del héroe con él, como tantas veces ya hemos comentado aquí. Se hace cuando se cuenta una buena historia, y lo vas a ver adentrarse en los pasillos y en los túneles del metro, donde acechan cosas más grandes que las ratas. Ya os digo yo que los peores mutantes que he visto en mi vida los he visto aquí, y yo me he enfrentado a mi terror particular, que son las arañas. Aquí hay una escenas con arañas gigantes, que no se las recomiendo a gente que tenga los nervios a flor de piel.

En fin, un auténtico juegazo donde, en esos momentos que salías fuera del metro e ibas a la superficie en plan de «por fin, voy a tomar un poco el aire aquí afuera, a quitarme tanta radiación y tanta historia», que va. Es que en la superficie había cosas peores que los mutantes del metro, cosas aladas. De hecho, el juego tiene escenas igual de impactantes tanto bajo tierra como sobre ella. Es verdad que sobre ella pasas menos tiempo, pero cuando lo pasas es muy intenso.

Yo no me puedo quitar de la cabeza una misión en una biblioteca, donde al bicho en cuestión lo llamaban «el bibliotecario». Básicamente, si no querías caer bajo sus fauces, te tenías que quedar mirándolo de frente, sin moverte y sin sacar el arma. Así que, imagínate, escenas de tensión muy brutales, con un estilo de roll-play muy bueno también, donde tenías que comerciar y fabricar tus propias armas y modificarlas. 

Una gozada, una gozada para los que nos gustan los juegos en primera persona, con una buena ambientación, buena banda sonora, buenos personajes, un doblaje al castellano espectacular. Todo, lo tiene todo este juego para ser uno de mis imprescindibles de la historia. Sin duda, tanto el primero como la trilogía (que ya va por el tercer juego, que se llama «Metro Exodus», igual que las novelas. Ninguno tiene desperdicio, cada vez mejora más.

Así que, aquí tenéis un pecado digital confesable muy recomendable.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bien, llega el momento de la herramienta digital recomendada. Hoy os traigo una muy especial para mí, por lo que me une a ella. Llevo involucrado en su desarrollo desde el principio. Se llama «SEOBOX» (seobox.club) y me gusta mucho. Me siento muy orgulloso de pertenecer al equipo de esta herramienta, porque es pionera.

Es pionera en algo relativo al SEO, a mi profesión. Sabéis que en la agencia SEO Webpositer nos dedicamos a eso del SEO, a eso de posicionar tu web en Google: cuando la gente hace una búsqueda, que te encuentre en Google y que llegue a tu página web. Esto se llama «SEO», y es a lo que nos dedicamos nosotros principalmente.

Bueno, pues, en SEO utilizamos muchas herramientas, algunas de las cuales ya os he comentado aquí y otras muchas más que vendrán (porque son de las básicas que tengo que utilizar en mi trabajo día a día). Con SEOBOX lo que hicimos fue aprovechar que los desarrolladores, los creadores de la idea, eran un par de compañeros de la propia agencia (en este caso José María y Juanjo, uno de los dos va a estar aquí de profesional invitado ahora mismo). Bueno, pues gracias a ellos pudimos darle forma a la herramienta SEO perfecta que necesitábamos en la agencia para trabajar. Es como hecha a medida para nosotros.

¿Qué hace SEOBOX? Bueno, pues SEOBOX es una herramienta para medir en qué posiciones están tus palabras clave en Google, algo básico si queremos hacer SEO. Es decir, saber en qué posición está tu página web cuando el usuario busque tu palabra clave. Por ejemplo, si tienes una web de alquiler de coche y busco «alquiler de coches en Alicante», pues tú quieres que salga ahí, y para saber dónde estás no vas a estar mirándolo a mano todos los días. Hay herramientas de trackeo como Rambox, que una de las herramientas de la suite de SEOBOX y que justamente hace eso, entre otras muchas cosas. Digamos que la función principal es trackear tus palabras clave y, además, con una diferencia (que es lo que hace realmente especial a SEOBOX, y por lo que la traigo hoy): en vez de ser una herramienta que simplemente la instalas o te logeas en la nube y ya está, lo que hace es que se basa en un hardware (es decir, en un dispositivo real que conectas en casa) que es el que te saca los datos locales y precisos de esas posiciones.

Esto es algo fundamental cuando trabajamos el SEO: saber exactamente dónde están las posiciones que nos está enseñando Google. Digamos que ya no hay un «Google España», como había hace mucho tiempo; ahora, pues hay un «Google Madrid», hay un «Google Barcelona», un «Google Alicante». En cada sitio, dependiendo desde donde busque el usuario, Google le ofrece un resultado u otro. Entonces, SEOBOX precisamente lo que hace es que basa sus resultados y basa toda su potencia de cálculo en una red de más de 2000 dispositivos que hay conectados por toda España.

Entonces, este concepto es muy friki (como nosotros), porque nadie del mundo lo ha hecho, y lo hace una herramienta alicantina. Entonces, por eso os digo que me siento muy orgulloso de formar parte de esta iniciativa, y que os recomiendo a todos aquellos que tenéis un negocio digital y tenéis que medir (obviamente os interesa medir) cómo funciona vuestra web en Google, y sacar consejos y recomendaciones para optimizar su presencia en Google. Con SEOBOX, y en concreto con Rambox (que es la primera herramienta de esta suite), lo vas a poder hacer de una manera fácil, sencilla y (en la mayor parte de los casos, cuando ya la tienes configurada) automatizada, con alertas que vas recibiendo en el email todos los días.

En fin, muy útil de verdad para mí, y una de mis imprescindibles. Así que, aquí te la dejo: sebox.club.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, vamos ya encarando el tramo final del episodio con el profesional digital recomendado de hoy.

Ya sabéis que aquí os traigo siempre algún perfil profesional que me haya influenciado en mi vida, que me haya cambiado la manera de trabajar, que gracias a él haya conseguido cosas, mejorar mi vida profesional. Este es el caso del compañero que viene hoy; compañero, socio, amigo. Él es José María Ayús.

Es SEO en la agencia Webpositer, y además es una de las mentes privilegiadas y parte del músculo técnico de la herramienta SEOBOX que os he comentado hace un momento. Cuando hablas con José María te das cuenta enseguida del nivel de inteligencia que tiene para ciertos temas, sobre todo lo que tiene que ver con informática, servidores, etc. Pues es un auténtico hacha. Digo, para mí es como si hablase en arameo la mitad del tiempo, pero me da mucha confianza saber que nuestros sistemas están en sus manos y que, si hay algún problema, está José María y su equipo detrás para resolverlo.

Además, he tenido oportunidad (gracias a SEOBOX) de que alguna vez he ido a alguna charla a comentar cosas sobre la herramienta en eventos, y he compartido más tiempo con José María. Hemos viajado juntos, hemos estado en el stand atendiendo gente y, sobre todo, hemos estado hablando de cosas frikis y tomándonos algunas cervezas por ahí. Me he dado cuenta de que José María tiene el mismo espíritu friki que yo, y nadie mejor que él para que os lo cuente en primera persona (que seguro que os va a sorprender a más de uno).

Así que, sin más, muchísimas gracias José María, por estar en el episodio de hoy.

[Habla José María]

Hola, muy buenas. Hola, Iñaki, ¿qué tal? A ver, lo primero que quiero hacer es darte las gracias por dejarme participar en tu podcast. Me parece una idea muy buena; además, creo que tienes un don para expresarte y hacerlo súper ameno. Por eso, me está gustando mucho y es un placer para mí que me hayas invitado.

Bueno, yo (como bien sabes) soy profesional de las tecnologías de la información. Me formé en informática y gestión, y llevo ya casi 30 años programando, desde que empecé a hacer mis primeros códigos mientras escuchaba Metallica o Iron Maden. Entonces, bueno, podría decir que llevo toda una vida pegado a la pantalla de un ordenador.

Eso es a lo que me dedico. Soy co-fundador de SEOBOX, una plataforma de hardware que comercializa varias herramientas online, aplicaciones enfocadas a la gestión y al análisis SEO. Al mismo tiempo, soy SEO en la agencia de marketing online Webpositer, y también colaboro en Webpositer Academy, responsable del departamento  TI, donde nos encargamos de mantener la infraestructura, de las aplicaciones que utilizamos el día a día y desarrollar y automatizar constantemente para sumar nuestro granito de arena.

Además de la informática (que es mi gran vicio), todo lo que esté relacionado con eso me encanta y me da muchísimo interés. Además de eso, lo más apasionante de mi vida son mi mujer y mis hijos, sus vidas. Como algunas veces os digo, he tenido unas malas decisiones traumáticas y he cambiado muchas cosas en mi vida para poder conseguir lo que quería, y siempre que tengo la oportunidad no la desaprovecho, para no perderme ni un minuto de sus vidas.

Mi pasión profesional creo que se puede adivinar, es mi propio trabajo. Me considero muy afortunado por poder ganarme la vida haciendo lo que me gusta. Estoy convencidísimo que la mejor arma para que te vaya bien en el mundo profesional es dedicarte a tu pasión. Está claro que nunca vas a hacer exactamente lo que te gustaría en cada momento, pero se acerca bastante y eso te da alas.

Pecados digitales. A ver, no sabría por dónde empezar. Elegí música, sobre todo, porque no soy muy de series (de vez en cuando sigo alguna, pero realmente no llego a engancharme tanto como con la música, por ejemplo; de hecho, muchas las dejo a mitad, no soy capaz de verlas enteras). Por decirte alguna de las que me han gustado bastante, «Juego De Tronos» me parece que es una de las más completas porque lo tiene todo (en mi opinión): amor, odio, sexo, sangre y el entorno medieval fantástico. Me parece muy buena.

Con las películas sí que disfruto. Alguna la vuelvo a ver de vez en cuando y, además, la disfruto todavía más. Estoy entre varias, una de las que más sería la trilogía de «El Señor De Los Anillos», me encantó el libro (que he leído varias veces). Aunque no solamente fiel, desde mi punto de vista es muy difícil de superar. Otra sería la de 1984 de Virgin Films, una novela súper original; a pesar de la tecnología que se usaba para los efectos especiales, de ambientes y de más, consigue que la vivas. Luego podía empezar y no parar, me gusta prácticamente todo. «Pulp Fiction» me parece una obra maestra, me encantan las películas de Tarantino; también me gusta mucho «Spiderman»; la de la saga de «Posesión Infernal»; «Terroríficamente Muertos»; «El Ejército De Las Tinieblas». Me han hecho pasarla muy bien esas películas.

Vamos con la música. Creo que podría empezar y no parar. Hay pocos géneros que no me gustan, la verdad. Soy un adicto y siempre le encuentro placer a prácticamente todo lo que escucho. Creo que el motivo de esa pasión fue haberme criado musicalmente a principio de la década de los 80, empecé escuchando grupos como «Police», David Bowie sobre todo me maravilló. Por suerte, por mi tipo de trabajo, siempre he tenido mucho tiempo para escucharla y creo que eso es lo que me ha permitido explorar todo tipo de géneros.

Mi pecado confesable es el Rock, en mayúsculas, sobre todo el Metal y el Industrial. Grupos como N&S, Marilyn Manson, White Zombie, Rammstein; y luego en el heavy metal infinidad de grupos, como Alice in Chains, el grunch, otros géneros más comerciales como el post-punk con Joy Division en sus inicios, o actualmente con Interpol. Ya podemos ir suavizando con rock alternativo, como el indie. Disfruto igual escuchando un disco N&S o uno de Simple Minds, cada uno a su estilo, pero para mí son geniales los dos.

Eso es todo. Creo que no es poco. Confieso que soy muy pecador.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, se acabó el programa de hoy. El fin del mundo, el fin de los tiempos, el fin del episodio número 11 de este podcast que domingo tras domingo, a la sagrada hora de la tanta cena, tengo el gusto y el placer de traerte: Los 7 Pecados Digitales.

¿Qué te ha parecido el programa de hoy? ¿Has echado de menos algún material frikultural en el episodio? ya sabes que estoy deseando escuchar tus recomendaciones, tus confesiones de pecados digitales. Me las puedes dejar siempre que quieras en las redes sociales. Sigue el hashtag de #pecadoresdigitales, en mi blog seomental.com, me tienes en Twitter como @seomental, está el podcast en todas las plataformas habidas y por haber como Los 7 Pecados Digitales. Déjame ahí tus comentarios, déjame ahí tus «me gusta», déjame tu confesión digital y yo te prometo que la pongo aquí en el siguiente programa.

Hoy ha sido un programa de emociones fuertes, con mucha buena gente que ha pasado por aquí, con ese momento especial para mí que significa la osadía de poner un corte de voz de Iker Jiménez en el programa, con todo el cariño del mundo. Para mí ha sido una inspiración siempre. Después de Juan José Plans y su programa de historias, en radio nacional de España, fue Iker el que me cautivó y el que de alguna manera me ha inspirado y me anima a seguir con este podcast para adelante.

Así que, sin más, me despido de ti pecador, pecadora. Hasta el siguiente programa de Los 7 Pecados Digitales. Adiós.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Presentado por
Iñaki Tovar

Creativo y Estratega Digital con ganas de darle un buen bocado al mundo. Emprendo en serie y en serio y estoy deseando escuchar tus ideas.

Únete a la conversación

Otro episodios interesantes

Episodio 11