Episodio 13: El Sentido de la Vida Vol.1

Reproducir episodio

¿Cuál es el auténtico sentido de la vida? Vale, si eres un auténtico frikie pecador sabes que la respuesta es 42. Pero, ¿qué hay más allá de ese número? Hoy mis recomendaciones frikulturales van inspiradas por esta gran cuestión. Acompáñame en este viaje y filosofemos juntos un rato.

  • Libro: Frankestein o el Moderno Prometeo de Mary Shelley
  • Peli: El Sentido de la Vida de los Monty Python
  • Serie: The OA de Brit Marling y Zal Batmanglij
  • Pecador Digital Invitado: Community Marianer
  • Tema musical: Always Look On The Bright Side Of Life de Eric Idle
  • Vídeo Juego: What Remains of Edith Finch de Giant Sparrow
  • Herramienta Digital: Typeform
  • Profesional Digital Recomendado: Miguel Pascual de Interdigital
Descárgalo

Dentro la transcripción completa:

Bienvenido/bienvenida a este programa número trece de Los 7 Pecados Digitales. Soy Iñaki Tovar, soy CEO de la agencia SEO Webpositer y estoy encantado de saludarte desde las profundidades de mi bunker, que me sirve de confesionario digital, y en el que cada domingo, a la sagrada hora de la santa siesta, estoy encantado de recibir aquí a todos los pecadores digitales que se atrevan.

Ya sabes que lo que me gusta es compartir contigo recomendaciones frikulturales. Es decir, todo lo que tenga que ver con pelis, con series, con videojuegos, con temas musicales, con libros que me hayan influenciado en la vida, que me hayan causado gran impacto y que crear que te pueden interesar. Además, como la otra parte de mi vida es el trabajo y en concreto el marketing digital (a lo que me dedico en la agencia SEO Webpositer), pues también cada domingo te recomendaré una herramienta digital, con la que yo trabaje y a la cual le saque partido, y piense que te puede ayudar. Así mismo, te reseñaré el perfil profesional de alguien que también me haya influenciado en mi vida y que crea que te puede gustar conocer, si te dedicas o te vas a dedicar a esto del Marketing Digital.

Bien, ¿qué os he preparado para el programa número trece, número especial? Pues hoy vamos a hablar de una cuestión universal: del sentido de la vida. Pues sí, ese «de dónde venimos y a dónde vamos», como titulé al primer programa, aquí se termina de desarrollar. Os voy a proponer algunos materiales frikulturales que tocan este tema de diferentes aproximaciones, ya sea la del humor, la del misterio o la del terror (por qué no decirlo).

¿Sabes que también tienes un espacio reservado en este confesionario digital? Es que tú, pecador o pecadora digital, puedes dejarnos tus confesiones. Solo tienes que buscar nuestro hashtag en redes sociales, que es #pecadoresdigitales, dejarme un mensaje en Twitter (que es @seomental) o en mi blog (seomental.com). Directamente suscríbete, claro que sí, para no perderte ningún programa. Estamos en todas las plataformas de podcasting que te puedas imaginar (Ivoox, Spotify, ITunes, Spreaker). Donde que quieras, nos tienes.

Sin más, vamos abriendo la puerta a este programa número trece. Empezamos.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Corría el frío invierno de 1818, y la escritora Mary Shelley junto con su marido visitaban a Lord Byron en una casa repleta de grandes figuras de la escritura gótica (como John Polidori, que también estaba por ahí, imaginaos el cuarteto). De repente, Lord Byron (entre copa de coñac y copa de coñac, sentado frente a la chimenea) desafía a los presentes a escribir un relato de terror, una historia de terror gótico. Aunque el reto no lo completaron todos, de hecho, solo Polidori completó su relato (que por cierto, Polidori vendrá por aquí con novelas y relatos, porque es uno de los grandes de la escritura de terror gótico). Pero Mary Shelley, aunque no terminó, abocetó lo que sería el primer libro de ciencia ficción de la historia, y sin duda uno de los máximos exponentes del terror gótico de la historia que ha desencadenado después millones y millones de derivados (de productos creativos sub-derivados).

Sí, por si aún te lo estabas preguntando, estoy hablando de «Frankestein» o «El Moderno Prometeo» de Mary Shelley. «Vale, Iñaki, ¿y esto qué tiene que ver con el sentido de la vida?», pues todo, todo. No sé si habéis tenido la oportunidad de leer este libro o simplemente os habéis dejado pervertir por todo el material cinematográfico de todos estos años. Son 200 años ya, más de doscientos años que se escribió el libro. Muchos de vosotros solo tendréis en la cabeza las películas.


De verdad, el libro es algo grande, magno. Desde luego, se centra sobre todo en el sentido de la vida. Primero desde el punto de vista de ese creador, de ese científico loco (si queréis llamarlo), el primer científico loco de la historia, el que marcaría este arquetípico personaje. Víctor Frankestein que, a raíz de haber perdido un familiar muy querido, se obsesiona con devolver la vida, o directamente crear vidala. Esto, en sí mismo, se convierte en su sentido personal de la vida: el alcanzar ese poder divino de la creación.


¿Pero qué pasa cuando consigue su objetivo y la creación toma vida? Pues ya lo sabemos todos, que nace el famoso Frankestein. Por cierto, esta banda sonora maravillosa de Patrick Doyle que estáis escuchando de fondo pertenece a la película también maravillosa (para mí, la mejor hecha hasta la fecha), que es «Frankestein de Mary Shelley«, de Kenneth Branagh. Una obra maestra que ya tendrá aquí su particular dedicatoria. Por cierto, no puedo dejar de poneros el siguiente fragmento de la banda sonora de la película, porque es el más emblemático y a mí se me ha quedado grabado durante mucho tiempo. Pertenece justo al momento de la creación de la criatura.

Ya os podéis imaginar al doctor Frankestein ataviado solo con un guatiní de seda roja, corriendo a toda prisa por su gabinete científico, la tormenta en crescendo de fondo. Conecta todos los aparatos (por cierto, todos basados en experimentos de Galvani de la época, ya os digo que la base científica de la peli estaba bien fundamentada). Conectamos cables, engranajes y que caigan los rayos, por favor. Maravillosa, ¿verdad? 

Una delicia, una delicia de banda sonora; una película muy impactante y muy dramática. Otra manera que tenéis de aproximaros al libro de Mary Shelley (si no os apetece leer, y que os recomiendo también) es escucharos la dramatización sonora. O sea, hay una dramatización que se curró el maravilloso y ya desaparecido Juan José Plans en radio nacional de España, en su programa de historias. Guionizó totalmente y la adaptó para audiolibro, digamos. Una dramatización sonora de las que están bien hechas, y desde luego que te va a encantar. Yo me la escuché en directo en aquella época, cuando se radió por primera vez, y era un vicio esperando de sábado a sábado que se repitiese el programa.

Bueno, entonces, como os he dicho antes, el sentido de la vida para Frank Einstein estaba claro que era convertirse en creador de vida; y el sentido de la vida para Frankestein al final no era otro que sentirse amado. Él solo quería sentirse amado, pero cuando se da cuenta que eso es imposible y que no va a pasar, es cuando desata toda su ira.

En fin, ya lo sabes: «Frankestein» de Mary Shelley, o «El moderno Prometeo». Te está esperando.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena diálogo de película]

– Es impresionante, muy impresionante. ¿Qué están haciendo esta mañana?

– Se trata de un parto.

– ¿Eso en qué consiste?

– Bueno, eso consiste en sacar a una criatura de la barriga de su mamá.

– ¡Es fantástico lo que podemos hacer! ¡Ah, aquí está el aparato que hace «ping»! Es mi favorito. Verán, lo alquilamos a la compañía a la que se lo vendimos y así entra en el presupuesto global mensual, y no en el capital patrimonial.

– [multitud de personas] ¡Excelente idea!

– Gracias, gracias. Todo irá perfectamente. Pueden proceder.

Claro que sí, cómo no iba a estar «El sentido de la vida», el maravilloso sentido de la vida, de los Monty Python en el programa de hoy, titulándose así.


Dirigida por Terry Jones, uno de los Monty Python, y estrenada en 1983. La peli fue un éxito instantáneo.

Ya sé que muchos de vosotros consideráis como que la película, la obra cumbre o magna de los Monty Python es «La Vida de Brian». No voy a decir que no es buena, por supuesto, me he muerto de risa varias veces viendo «La Vida de Brian»; pero sin duda mi favorita de todos los tiempos es «El sentido de la vida».


O sea, qué buena, por favor, cómo se nota el talentazo que tiene este grupo cómico. Yo los he visto hasta en actuaciones en directo en teatros londinenses y tal, vendiendo películlos muertos a los espectadores. En fin, son muy surrealistas. Es un tipo de humor que está claro que no es para todo el mundo. Yo, de hecho, la intenté ver aquí con mi hermana (que solo tiene 10 años menos que yo) y nada, se la tuve que quitar a la mitad, no entendía la película, no entendía el tipo de humor, le parecía todo absurdo. No sé, ¿será que cuando pasas los 40 te cambia el sentido del humor? A mí siempre me ha hecho gracia, desde el principio.


En fin, la película, aparte de ser muy graciosa, es una crítica súper mega destructiva de toda la sociedad, del consumismo. Se tratan temas desde el sexo (por supuesto), hasta la pobreza, la donación de órganos y, por supuesto, la muerte (con una de las escenas más hilarantes del cine).

[Suena diálogo de película]

– ¿Viene por lo del seto? Oiga… Lo siento mucho pero…

– Yo soy el de la guadaña.

– ¿Cómo?

– Soy el de la guadaña.

– Sí, ya lo veo, pero…

– Soy la muerte.

– Es que, verá, esta noche han venido a cenar unos norteamericanos y cla…

– ¿Quién es, cariño?

– Un tan señor muerte, ha venido por lo de la siega. Aunque creo que ahora ya no es tiempo de siega…

– ¡Vamos, no le dejes en la puerta, cariño! Dile que entre.

– Querida, no creo que sea el momento…

– Pase usted. Entre, tómese una copa con nosotros. Pase, vamos.

Bueno, es que la escena es digna de ver: cómo la muerte acaba siendo derrumbada por el correctísimo de ese grupo de británicos y americanos, con sus falsas apariencias y sus discursos amanerados. Imperdible. Es que hay tantas escenas en esta peli. De hecho, la peli en sí ya empieza con un corto maravilloso de Terry Gilliam (uno de mis directores fetiches también sin duda), el de la compañía de seguros Crimson. No sé si os acordáis, ese edificio envejecido, lleno de ancianos trabajando como esclavos en un barco de esclavos ahí, gobernado por los jovencitos «yupis» ejecutivos y cómo se rebelan contra ellos. Sin duda, una crítica muy válida hoy en día también, para sentirnos muchos identificados.

Bueno, y esto que estáis escuchando de fondo pues es otro de los momentos apoteósicos, ese momento musical que también tanto le gustan a los Monty Python, «cada esperma es sagrado». Aquí la crítica a la superpoblación, a la pobreza, a los santurrones del protestantismo, en fin.

No sé, si no os convenzo para ver esta peli hoy (que os veis un poco de todo), estoy haciendo muy mal este programa. Ya los sabéis: Los Monty Pythom, «el sentido de la vida».

Por cierto, aunque yo os he puesto aquí los cortes en castellano, ni qué decir tiene que, por favor, vedla en versión original (aquellos que no suponga un problema), aunque sea en versión original subtitulada. No hay ni un punto de comparación, y se pillan mucho mejor los chistes en el idioma original.

Chicos, chicas, que lo disfrutéis.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena tráiler de serie]

– Es nuestra hija.

– ¿Quiénes son?

– Pero nunca nos había visto. Hace siete años, cuando desapareció, era invidente.

– Mamá.

– ¿Recuerdas las circunstancias que rodearon tu desaparición?

– Quiero que cerréis los ojos. Quiero que os imaginéis todo lo que os cuente solos. Ante vosotros, conmigo; como si fueseis yo. No desaparece, he estado presente durante todo el proceso.

No puedo evitar escuchar estos acordes sin que un escalofrío me recorra entero el cuerpo.

La serie de hoy es «The OA», de Netflix, de 2016. Creada y producida por Brit Marling y Zal Batmanglij. Esta pareja de nombre extraño (sobre todo Zal, el bueno de Zal Batmanglij), pues son una de las parejas creativas más inspiradoras de la ciencia ficción low budget y del cine indie en general de ciencia ficción, un tanto perturbador y siempre místico, siempre trascendental. Por aquí pasarán otras canciones suyas, pero para el programa de hoy (para este sentido de la vida que estamos analizando hoy) quería destacar esta maravillosa serie que, aunque tiene dos temporadas, yo de momento solo he podido ver la primera. No sé a vosotros, pero durante estos meses de confinamiento yo no estoy jugando a nada, no estoy leyendo nada que no sean temas de trabajo y no estoy consumiendo material audiovisual digamos nuevo, porque no estoy preparado para cierto tipo de emociones fuertes. Sé que la segundad temporada de OA me va a trastocar, y no estoy en ese momento.

Mira que tengo ganas de ver cómo continúa la historia. Así de buena es: tan buena como un buen vino que te reservas en la bodega y no lo quieres sacar hasta que llega ese día especial.

¿Pero de qué va esto de OA? Es difícil explicar sin haceros spoilers, y no quiero haceros ninguno porque si sois de los desafortunados que no la habéis visto todavía lo mejor que podéis hacer es ver el primer episodio. O sea, es una carta de presentación perfecta para lo que viene después. Es una película en la que casi todo el peso recae sobre su protagonista, Brit Marling, que ya os digo que es una persona que tiene mucha presencia en la pantalla, tiene una personalidad muy magnética.


La historia que nos cuenta (así, a grosso modo, resumida), sería la de una chica que lleva desaparecida 7 años, una chica ciega e invidente que desapareció hace 7 años y de repente aparece en un puente como a punto de suicidarse, es rescatada y vuelve con sus padres. Parece que no recuerda nada, pero además es que ha recuperado la vista. Ese es el punto de partida. Digamos que su personaje de Prairie va a ir reclutando una serie de seguidores, al principio como si fuera una secta del «club de los perdedores» con los cuales va a ir compartiendo sus vivencias y sus recuerdos de qué le ha pasado en esos 7 años en los cuales desapareció completamente del mundo y en los cuales recuperó la vista.


Vamos a tener en la serie momentos súper íntimos entre esas personas (ya os digo, un club de los perdedores que no tiene nada que ver el uno con el otro). Vamos a tener momentos de ciencia ficción de los buenos, vamos a tener explicaciones de lo que sería el otro lado (la muerte), vamos a ver ese viaje de ida y vuelta. Vamos a ver muchas metáforas sobre lo que significa el río de la vida, cuando lo cruzas y llegas al otro lado. Vamos incluso a atisbar universos paralelos. Sobre todo, vamos a explorar esas ganas de vivir o ese sentido de la vida, de que todos queremos creer en algo (como este club, que solo quiere creer lo que le cuenta Praire). Tú, como espectador, llega un punto en el que también tienes que decidir si quieres creerla o no, o te quedas con la explicación más banal y mundanal.

Esta música que suena de fondo pertenece a la escena final, que no os puedo contar más, solo que hay mucha relación con la música, con las palabras y con la danza. Hay una escena final de danza que se produce en un instituto y que si no la he visto cien veces no la he visto ninguna, y en todas ellas me habré emocionado.


En fin «The OA» de Brit Marling. La tenéis en Netflix. Si no la habéis visto, haceros un favor y por lo menos poned ese primer episodio. Luego me contáis qué os parece, y si os atrevéis a sumergiros en la propuesta que pone Brit sobre la mesa.


Venga. Continuamos, pecadores.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bien, vamos con la sección del pecador digital invitado, tú sección. Sí, ya sabes que tú también puedes aparecer aquí con tus confesiones digitales para iluminarnos a todos y darnos esas recomendaciones que a ti tanto te hayan gustado o impactado. Para hacerlo, solo tienes que buscarnos con el hashtag en internet #pecadoresdigitales, dejarme un mensaje en Twitter (@seomental) o en mi blog (seomental.com), o buscadnos en las plataformas, en Ivoox, en Spotify, en ITunes, incluso en anchor.fm/seomental (en esa plataforma me podéis directamente enviar un audio si quieres, y yo lo publicaré aquí). Para mí ya sabéis que es una gran satisfacción poder cederos el micrófono y que también compartáis esas confesiones.

Hoy tengo el gusto de hacerlo con Mariano, Community Marianer, en Twitter el usuario es @cmarianer1. Bueno, pues yo a Mariano tuve oportunidad de conocerlo gracias al nedworking que se hace en los eventos que montamos en Marketing Digital (igual que en otros tantos sectores). Una demostración más de que el nedworking funciona y crea relaciones. Gracias a ese nedworking hoy mariano está aquí. Le doy muchísimas gracias por ser un pecador seguidor de este podcast todas las semanas, por currarse estas recomendaciones que os ha traído y, además, os trae Marianer un acertijo, a ver si sois capaces. Les va a poner un fragmento de una obra cultural y a ver quién de vosotros es el friki o la friki que lo adivina antes y lo publica en Twitter con el hashtag #pecadoresdigitales. A ver quién tiene el oído tan avezado.

Sin más, dentro Mariano. Muchas gracias de nuevo.

[Habla Community Marianer]

Hola, Iñaki. Hola, pecadores digitales. Soy Community Marianer, Marianer para los amigos. Bueno, Iñaki, lo primero que quería era darte la enhorabuena por el pedazo de podcast que te has marcado, porque pienso que todos llevamos un pequeño friki dentro y todos los domingos este podcast es un poco como nuestra casa. Así que muchísimas gracias.


Bueno, quería compartir con todos vosotros mi pecado digital. Aunque soy bastante friki, creo que voy a compartir uno que es el que más me representa, que está relacionado con el humor. Son las comedias absurdas de los 90, ese tipo de películas que eran parodias de otras originales de Hollywood, como «Spaceballs», «Las locas aventuras de Robin Hood», «Hot Shoots», «Top Secret».


Bueno, quería recomendaros una película que quizás no la hayáis visto, pero si os gusta ese tipo de películas encontraréis buenos momentos en ella. Es «El silencio de los borregos». Buscadla por internet, porque echaréis unas buenas risas.


Durante esa época de los 90, la verdad es que la comedia en mi opinión estaba en una época dorada, se hacían muchísimas películas de risa. Fue cuando surgió, por lo menos aquí en España, la figura de un actor que para mí ha sido mítico, que es Jim Carrey. Tuve la gran suerte de ver «Dos Tontos Muy Tontos» en el cine, y desde aquella película soy un auténtico fan. Me sé muchísimos diálogos de sus películas y he pasado muy buenos ratos.


Les voy a contar una anécdota que me ocurrió con esto de humor friki. Cuando descubrí a los míticos Monty Python y la película de «Los Caballeros de la Mesa Cuadrada», yo no podía parar de reírme con esa película. Así que, un viernes por la tarde quedamos varios chicos y chicas, amigos del instituto, para ver esa película, y no se reía nadie. Si os gusta ese tipo de películas, seguro que más de uno se siente identificado con eso.


Bueno, para terminar quería hacer un pequeño reto. Quería compartir el audio de un juego, de una aventura gráfica, que estoy seguro que a aquellos que ha gustado las aventuras gráficas tipo «Monkey Island» (que ya salió aquí, en uno de los podcast de Iñaki), seguro que os acordáis de este momento concreto del juego, porque es bastante desesperante. Yo creo que el 99,9% nos hemos quedado atascados en ese momento, en ese paso. Claro, no sabíamos cómo seguir, no se podía consultar en ningún lado como ahora. Así que, espero que participéis opinando sobre qué juego es.

[Suena diálogo de videojuego]

– ¿Me regalas una margarita?

– ¿A sí? Uggh, ¿con esa pinta de andrajoso? ¡Ni hablar! No está hecha la mies para eso, no. Me lo dijo un día mi maestra.

– ¿Me regalas una margarita?

– He dicho que no, ¡y es que no!

– ¿Me regalas una margarita?

– Solo tengo varias docenas, no puedo permitirme darte una.

– ¿Me regalas una margarita?

– No, no podría dejar algo tan delicado en unas manos como las tuyas.

– ¿Me regalas una margarita?

– ¡Jajaja! ¡Ni soñarlo!


Un saludo a todos. Chao.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo de videojuego en inglés]

Bueno, no sé a vosotros, pero a mí las historias narradas en primera persona por el protagonista me apasionan. Es el caso de este videojuego que os traigo hoy, para este episodio del sentido de la vida, y que no puede estar mejor relacionado. El videojuego se llama «What Remains of Edith Finch» («Lo que queda de Edith Finch).

La desarrolladora es Giant Sparrow, y el concepto que tenemos delante es el de un videojuego sublime, como lo calificó la crítica en 2007 (cuando fue publicado): el primer y más maravilloso ejemplo de un videojuego de realismo mágico (o sea, aplicado a un videojuego). Aquí lo más importante no son los gráficos (que están muy bien), ni la banda sonora (que, como podéis escuchar de fondo los acordes acompaña a la perfección), lo más importante es Edith Finch y la historia. La historia que tiene que contarle su casa, su antigua vivienda familiar (una gran casa, mansión rocambolesca, mitad gótica, mitad barroca, mitad contemporánea), plagada de secretos que tendrás que ir descubriendo poco a poco.


¿Cuál es ese secreto, cuál es la premisa del video juego? Pues lo que se estaba comentando la propia protagonista Edith Finch en ese tráiler maravilloso. Sobre la familia Finch pesa una maldición percibida por todos, de que en cada generación todos sus miembros acaban muriendo de una manera extraña, digamos, menos uno. Edith Finch vuelve a casa después de que haya muerto su madre, buscando esos recuerdos y las explicaciones de cómo ha muerto la actual generación de Finch, qué le pasó a cada uno de ellos.


Entonces, vas a ir desfilando y paseando por esa gran casa, digamos desbloqueando esos destinos fatales de tus familiares. En cada habitación que te encuentres será un reto, a nivel típico de buscar una cerradura, buscar una puerta, buscar un resorte; pero el guión se irá desplegando como si fuese una rosa que va floreciendo poco a poco y te irá mostrando sus infinitos detalles. Cada historia de cada familiar muerto que desbloqueas es en sí mismo un mini-juego. O sea, son mini-juegos distintos, y aunque el live motiver eres tú en primera persona paseando por la casa como si fuese un walking simulator más, cuando llegas al momento cumbre de cada personaje (ya te digo) entonces digamos que pasas a una vista subjetiva: te pones en la piel de qué estaba haciendo ese familiar tuyo justo antes de morir. Os digo que es una experiencia muy emocional, y hecha con una sensibilidad abrumadora.


O sea, es que hay algunos momentos en los que realmente dices «vaya, por Dios, es que esto es una obra de arte», claro, así se llevó de premios cuando se estrenó el videojuego. No os quiero poner en high por las nubes, ya sabéis que yo me apasiono mucho de cosas que me han gustado; pero es que es una experiencia de juego que igual te puede llevar 2-3 horas. O sea, al fin y al cabo es como una peli, y creo que a más de uno os va a hacer recapacitar sobre el verdadero sentido de la vida: lo que importa, lo que no importa y lo que queda para los que vienen por detrás (de ahí el título del juego de «What Remains of Edith Finch»).


Así que, nada. Te recomiendo que le eches un vistazo en cuanto puedas, y que me cuentes qué te ha parecido.


[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo en inglés y suena canción]

Antes ya lo he mencionado, «La Vida de Brian», los Monty Phyton otra vez aquí, en este especial del sentido de la vida. Esto yo creo que es de una idea muy aproximada de cuál es el sentido de la vida para mí: siempre buscar el lado positivo de todo (que creo que lo tiene) y sobre todo regocijarte por la mera alegría de vivir, de tener este tiempo para compartir, para experienciar y para hacer felices a los demás (intentando tú, de paso, también serlo).

Esta es canción del maravilloso Eric Idle, que es digamos el músico del grupo de los Monty Phyton. Eric era el que componía todas las canciones, también es uno de los rostros más reconocibles y estoy seguro de que todos vosotros lo estáis viendo ahora mismo crucificado, al final de la peli de «La Vida de Brian» cantando esta canción.  

[Suena canción]

Como veis, está diciendo también «siempre busca el lado positivo a la muerte». Ellos están crucificados, claro que sí.

En fin, una canción que da muy buen rollo. Rut y yo de vez en cuando la ponemos en el coche. Digamos que es un «hakuna matata» antes de que se estrenase «El rey león»: esa canción para olvidarte de todos los problemas y mirar para adelante. De hecho, si echáis un vistazo a la letra, veréis que habla justo de eso: de por muy mal que se ponga todo, siempre puedes danzar, saltar, bailar, cantar o echar un silbidito y olvidarte, intentar sacarle punta a la vida y buscar ese lado positivo.

Espero haberte transmitido esas mismas sensaciones a ti ahora mismo. Espero que esta canción te sirva de mantra y puedas acudir a ella cuando lo necesites. Así que, póntela como favorita y tenla preparada en la recámara.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, llega el momento de la herramienta digital recomendada. Hoy os traigo una esencial y que en el día a día seguimos usando. Se trata de «Typeform».

No sé si te sonará, pero lo que sí es seguro que te suena es los formularios en las páginas web. Llega un momento en que te interesa algo, te quieres descargar ese pdf, apuntarte a un servicio, darte de alta en un portal, lo que sea, y llega el momento de rellenar un formulario: «pon aquí tu nombre», «pon tu dirección de email», «deja tu mensaje» o múltiples datos (desde el nombre y el email hasta infinitos datos que te pueden pedir en un formulario). Suele ser uno de los pasos más peligrosos a la hora de las conversiones en la web, porque un formulario mal hecho, o con demasiados pasos de golpe o con una experiencia de usuario mala puede provocar justo eso: rechazos, rebotes y que tú no consigas tu objetivo. Aquí es donde entra en juego Typeform.

¿Por qué? Porque te permite crear formularios de otra manera, casi como si estuvieses haciendo story telling con ellos. Son formularios faseados, en distintas etapas de «siguiente, siguiente». O sea, puedes utilizar un lenguaje muy natural de «hola, ¿cómo te llamas?» y «siguiente», y mostrarle al usuario desde el principio «estás en el paso 1 de 10» para que ya sepan a qué se están enfrentando; te permite establecer reglas. Si, por ejemplo, le estás preguntando «oye, ¿te interesa el SEO o mejor el CRO?», pues «si responde SEO, entonces le muestro esto; o si responde CRO, entonces le muestro esto otro», te permite hacer condicionales de este tipo, embeber videos, te permite incluso meterle PayPal, para gestionar pagos dentro del mismo formulario. En definitiva, te permite hacer los formularios algo más amigable.

Ya sabéis, lo que decimos siempre en Marketing Digital y lo que nos dedicamos al SEO y agradar a Google, que no hay que pensar tanto en agradar a Google sino en agradar al usuario. Un formulario que ofrezca una experiencia de uso buena, pues tiene todas las papeletas para convertirse en un buen motor de conversión para tu web, para tu negocio digital.

Así que, ya lo sabes, la herramienta obviamente la versión gratuita está muy limitada. La versión de pago, que no es para nada cara, está muy bien y, desde luego un activo importante para tu página web.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, nos vamos acercando al final del programa. Hoy tenemos a un profesional digital recomendado, como siempre, muy especial para mí.

Hoy se trata de Miguel Pascual, «Kiko» para los amigos. Él es fundador y alma mater de Interdigital, agencia de Marketing Digital en Barcelona, que dirige su maravillosa mujer Marta; pero Kiko está tras bambalinas, haciendo prácticamente de todo. Yo lo definiría a él más bien como un growth hacker también, porque Kiko es una persona capaz de hacer cualquier cosa entera de cabo a rabo. Puede montar él solo una web en un fin de semana, conectarla con esto y con lo otro, automatizar no sé qué, configurarte el Analytics. En fin, no necesita a nadie para emprender en digital, eso lo tiene bien claro.

Además, es una bellísima persona. Es uno de los organizadores del Clinic SEO, que son unos eventos de SEO que se hacen por todo país, emblemáticos. Referencia a nuestro sector y a los cuales ha tenido la amabilidad de invitarme como ponente en varias ocasiones, y siempre la hemos pasado muy bien. Aparte, Kiko es un sibarita de la comida (cosa que me encanta), es un auténtico frikazo (de hecho, él fue el que me descubrió y me enganchó para ver «Star Trek, la nueva generación»; realmente lo conocí bien gracias a Kiko y es algo que siempre le agradeceré; esa serie en concreto tendrá su espacio en este podcast).

En fin, Kiko, muchísimas gracias por pasarte a pecar con nosotros. Espero que nos podamos volver a ver pronto. Dentro, Kiko.

[Habla Kiko Pascual]

Hola a todos, soy Kiko Pascual. Me dedico a esto del internet desde el 94, cuando en la facultad de informática me metí en el departamento de «intensificación informática». Allí todos comenzamos a conectarnos a internet y a ver qué es lo que da esto, los CGI, HTMLs, y todo. Mis compañeros de la facultad de informática me preguntaban «oye, pero esto que hacéis de internet, ¿en qué consiste?, ¿para qué sirve?, ¿cómo funciona?». 

Desde entonces hasta ahora, me he dedicado a internet. Básicamente es lo único que he hecho profesionalmente. No he emitido nunca un proyecto que no tuviese una relación importante con el tema de internet. Para mí, el digital es mi forma de vida. O sea, cuando me pregunta Iñaki que cuáles son mis pecados digitales, yo creo que los he cometido todos. No me queda ninguno por ahí, pero vamos a ver qué puedo aportaros.

Ayudo a mis clientes en la agencia Interdigital, normalmente apoyándoles en aquello que necesita cada proyecto. No todos los proyectos necesitan el mismo de soluciones, no todos los proyectos tienen los mismos problemas. Cada proyecto necesita soluciones distintas y adecuadas.

Tengo muchas pasiones a nivel profesional. Sobre todo, me encanta aprender, me encanta descubrir cosas nuevas, me encanta la analítica, me encanta la analítica web, el entender cómo los usuarios están haciendo cosas y cómo están funcionando. Llevo ya unos cuantos años metido en Marketing Automation para automatizar los mensajes de marketing según lo que ha hecho el usuario (se ha puesto aquí, se ha visto hasta el landing, le mando aquel mail, sino le mando el otro). Me lo paso pipa, me lo paso pipa haciendo estas cosas. Es mi pasión, es mi pasión el internet, es mi pasión toda la parte de relaciones y de cómo funciona. Conozco al detalle cómo funciona internet. He montado Routers, he montado protocolos de GTE 4, para hacer envíos del tráfico desde distintas. O sea, de ahí hasta lo que es la maquetación de páginas web, por el trabajo con CMS. Lo he hecho todo.

Lo único que no he hecho, quizás, ha sido Photoshop. A nivel de diseño soy un desastre para el tema, a mí los colores no… A mí me pusieron ojos con siete colores, soy capaz de ver desde blanco, negro, rojo, amarillo, verde, azul y había otro más; los demás son mezclas de colores, no tienen interés para mí.

A nivel personal, tengo una pasión ahora mismo que es el pádel. Me lo paso pipa jugando al pádel. Perseguir una pelota es una forma genial de desconectar la cabeza. He explicado siempre que me pongo en modo perrito de «tírame la pelota, tú tírame la pelota que yo voy detrás de ella», y a buscar la pelota, devolverla y otra vez. Realmente me permite desconectarme a veces de los problemas del trabajo del día a día y ya está. 

¿Un pecado digital que os recomiende? Pues yo empecé con un juego hará 30 años, 30 o 25 (no sé cuándo nació). El juego se llama «Civilization» (obviamente lo pirateé, no tenía edad para pagarme juegos). Le eché horas hasta el infinito. Para el que lo conozca, me lo pasaba en nivel «divinidad», incluso buscándome retos más complicados. Luego jugué al II, al III, ya a partir del IV, cuando no tenía tiempo pero tenía trabajo, pues me los compraba pero no jugaba con ellos. Ahora recientemente estoy jugando un poco al VI, cuando tengo un rato libre, que mantiene un poco el espíritu del juego. Aunque es mucho menos de guerra que como era originalmente; pero bueno, allí está.

Así que os recomiendo que, si no habéis probado como juego de estrategia, es uno de esos juegos que vale la pena trabajar.

Bueno, muchas gracias a todos. Nos viendo Iñaki, tenemos por ahí pendiente unas cosas.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bien, pues ha llegado el momento (como os digo siempre) de la dulce despedida. Digo «dulce» porque me la paso siempre genial grabando el programa, me da un poco de pena cuando grabo justo este clip final. Espero que tú también te quedes con el gusanillo de «un poquito más».

Espero tu feedback, espero tus me gustas, tus comentarios y, sobre todo, espero tus confesiones digitales. Ya sabes que puedes participar, que de hecho te estoy invitando a participar en este confesionario cuando quieras. Solo tienes que buscarnos en las redes sociales con el hashtag #pecadoresdigitales, mi cuenta de Twitter @seomental, mi blog seomental.com, en Ivoox, en anchor.fm, en Spotify, en ITunes, en Spreaker. En todos lados está el podcast. Suscríbete y no te pierdas los nuevos episodios.

En el programa de hoy he intentado eso: que fuese una mezcla equilibrada entre drama y humor, porque el tema del sentido de la vida obviamente es un tema muy profundo, pero creo que se puede abordar con optimismo, sobre todo. Estoy preparando un par de programas finales muy especiales. Digo «finales» porque, como os comenté, haré un final de temporada ahora en junio. Es decir que nos quedan dos programas más y luego haré un parón biológico en julio y agosto para volver seguramente la segunda semana de septiembre, el día de mí cumple. No te preocupes, que también tengo preparado un par de especiales veraniegos, para que durante el mes de julio tengas algo y durante el mes de agosto también tengas algo.

Seguramente haré un par de recopilatorios con mejores trozos, y también haré un par de monográficos. Por favor, dime por redes sociales sobre qué director o sobre qué autor te gustaría que hiciese estos monográficos. Dímelo, porque lo voy a tener bien en cuenta.

Estate atento al hashtag porque seguramente publicaré una encuesta en Twitter para que me ayudes a decidir sobre qué preparo los especiales veraniegos.

Nada más, espero que hayas disfrutado en el programa de hoy. Nos vemos en el siguiente podcast. Un saludo.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Presentado por
Iñaki Tovar

Creativo y Estratega Digital con ganas de darle un buen bocado al mundo. Emprendo en serie y en serio y estoy deseando escuchar tus ideas.

Responder a Iñaki Tovar Cancelar respuesta

2 comentarios
  • Me
    Encanta, cada vez más, esa voz que engancha es inimitable!!! Mi Oda particular por ese esfuerzo dominguero en la hora de la sagrada siesta.
    Estos aprendizajes acompañados de Fricultura hace De este podscat el mejor conocido hasta el momento. Así que soñando hasta el 28 de junio ❤️
    Cada vez mejor Iñaki

Otro episodios interesantes

Episodio 13