Episodio 15: Grandes Historias de Amor Vol.1

Reproducir episodio

Como decía el protagonista de Mouling Rouge «Amar y ser correspondido es lo más grande que te puede pasar en la vida». Hoy buceamos en los misterios del corazón a través de grandes historias de amor, eso sí, con un toque oscuro y frikdramático de los que tanto me gusta confesaos en este podcast. ¿Te atreves a abrir tu corazón?

  • Libro: Eleonora de Edgar Allan Poe
  • Peli: Romeo + Julieta de Baz Luhrmann
  • Serie: The End of the Fucking World de Netflix
  • Pecador Digital Invitado: Javier Ferrández de Yafer Agrícola
  • Tema musical: Unchained Melody de Righteous Brothers
  • Vídeo Juego: Dear Esther de The Chinese Room
  • Herramienta Digital: Active Campaign
  • Profesional Digital Recomendado: Carmen Santo de Webpositer
Descárgalo

Dentro transcripción:

Bienvenido/bienvenida a Los 7 Pecados Digitales, tu podcast con recomendaciones frikulturales y de Marketing Digital.

Soy Iñaki Tovar, soy CEO en la agencia SEO Webpositer. Ya sabes que cada domingo, a la sagrada hora de la santa siesta, te traigo mis recomendaciones personales sobre películas que me han influenciado, series que me han fascinados; temas musicales que no puedo parar de escuchar; novelas, libros o relatos que me han puesto los pelos de punta; y videojuegos con los que me lo he pasado pipa. Además de esas 5 recomendaciones frikulturales, siempre te doy dos más, que son: una sobre herramientas digitales para trabajar en Marketing online (que es a lo que me dedico), y también os reseño perfiles profesionales que me hayan influenciado, que me hayan impactado en mi manera de trabajar y que crea que a ti también te pueden influenciar.

Además, este no es solo mi espacio, también es el tuyo. Tenemos un espacio para pecadores digitales invitados. Los que queráis, simplemente a través de nuestras redes sociales con el hashtag #pecadoresdigitales, enviándome un mensaje en Twitter (@seomental), o desde mi blog (seomental.com), o en todas las plataformas en las que está alojado el podcast (que son toda: Ivoox, Spotify, ITunes). Donde quieras, estamos.

Hoy hemos llegado al episodio número 15, que es el último episodio de esta primera temporada. Ha sido un viaje alucinante el llegar hasta aquí. No os preocupéis, que en los meses de julio y agosto alguna sorpresa os tengo preparada; pero ¿qué tengo preparado para hoy, para este último episodio? Pues, al contrario de lo que muchos de vosotros podáis pensar, no solo soy un friki redomado de los apocalipsis, los zombies y la ciencia ficción, también soy un gran romanticón. Así que, en el programa de hoy, os he preparado un recopilatorio con grandes historias amor. Eso sí, todas llevan un pequeño giro, sí.

No sé vosotros, pero en mi quinta (que somos del 78) somos de los que todavía llegamos a escribir cartas, cartas a novietas de verano y ese tipo de cosas muy romanticonas que se hacían antes, escuchar programas en la radio en los que se mandaban dedicatorias para ligar o directamente en los puestos de la feria de cochecitos de choque ir a decir al tipo que vendía las fichas que le dedicara una canción a las chicas de la esquina. Entonces, digamos que he vivido todo ese romanticismo rancio de mi época. Lo llevo en sangre, y hay algún material frikultural que me ha influenciado mucho de esa época, y es lo que voy a compartir aquí.

Así que, sin más, vamos a dentro de este último programa.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Comenzamos la selección de pecados de hoy con un libro, más bien con un cuento (un relato corto) del maestro Edgar Allan Poe.

No sé si acaso todavía no conoces la obra de Poe, pero es uno de los grandes escritores que hemos tenido (sobre todo relacionado con todo lo gótico, lo oscuro, las historias de fantasmas, demoníacas). Un hombre atormentado que acabó de muy mala manera sus días, como estas mentes brillantes solían acabar: literalmente devorado por los demonios del delirium tremens, de su alcoholismo. También una muerte en extrañas circunstancias, nunca del todo acabadas.

Bueno, Edgar Allan Poe se caracterizaba, entre otras cosas, por sus relatos de amor gótico, de damas muertas que vuelven de la tumba para hacer cosas, desde las más crueles hasta las más aterradoras. De estos tres relatos, que son «Eleanor», «Morella» y «Ligeia», yo me quedo con «Eleanor», que es uno de los más amables que ha escrito Edgar Allan Poe en su historia, en el sentido en que tiene un final relativamente feliz (lo cual, creedme, es muy poco habitual en este autor).

¿De qué iba «Eleanor», que fue publicado en 1841? Pues, es un relato de un hombre que vive en un paraje maravilloso (en una gran finca, rodeado de una preciosa naturaleza) junto a su tía y su prima, y acaba enamorándose de su prima que se llama Eleanor. Eleanor lo que pasa es que tiene una enfermedad. De hecho, él dice textualmente en el libro «había sido creada perfecta en su hermosura, solo para morir» porque tiene una enfermedad terminal, que Edgar Allan Poe conecta de una manera maravillosa y sobrenatural con el estado de ese valle precioso de la naturaleza que les rodea.  Entonces, conforme se va marchitando la salud de Eleanor, se va marchitando el valle que le rodea.

La verdad es que es algo muy romántico, a la par que triste y melancólico  cuando lo estás leyendo. La riqueza de las descripciones es brutal, y denota que hay realmente un hombre profundamente enamorado detrás.

Bueno, cuando se produce el trágico desenlace esperado, digamos que el protagonista pues trata de re-armar su vida. La re-arma enamorándose de otra mujer. Entonces, ya os digo, como en tantas obras de Edgar Allan Poe, alguien va a regresar de la tumba para darle un mensaje. El mensaje podría haber sido de venganza, podría haber sido de crueldad (como ya os digo que él suele hacer); pero en este caso era un mensaje de esperanza. El mensaje detrás de todo este relato de Edgar Allan Poe es que un hombre tiene también derecho a re-hacer su vida sentimental con otra pareja después de que haya fallecido su primer gran amor.

En este caso es que la novela es auto-biográfica, porque al propio Poe le sucedió esto con su prima, luego tuvo otro amor y se sentía de alguna manera culpable por enamorarse de otra mujer después de ese gran amor que había sentido por la primera. Entonces, el fantasma de Eleanor viene a decirle «tranquilo, ya nos veremos en la otra vida» y «disfruta en esta, sé feliz«.

Ya os digo que es una novela con todos los parámetros del gótico de aquella época, y que sin duda te puede gustar mucho. Te la recomiendo como punto de entrada para este maravilloso escritor, que fue Edgar Allan Poe. Para que os hagáis una idea de cuál era su filosofía de vida, Edgar Allan Poe decía que «la locura era en sí misma la expresión más elevada de la inteligencia«, para que os hagáis una idea del perfil psicológico que tenía este genio.

Ahí os dejo mi recomendación. Un relato muy corto y muy disfrutable. Muy romántico, y perfecto para un domingo. Que lo disfrutéis.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena tráiler de película en inglés]

La historia más grande de amor jamás contada: Romeo y Julieta. En este caso, «Romeo + Julieta», como se dio a titular la película (con ese anagrama del símbolo «+» entre los dos, alegando a la simbología popular de los enamorados, cuando tañan sus nombres en los árboles). Tenemos este peliculón que vino de la mano de Baz Luhrmann, en 1996. ¡Vamos a por él!

[Suena diálogo de película]

– Si profano con mi indigna mano este sagrado santuario, pecado de amor será. Mis labios, peregrinos ruborizados, quisieran hacer penitencia con un dulce beso.

– Un buen peregrino no riñas tanto a tu mano, que demuestra un gran fervor a esto. Pues hasta las manos de los santos tocan a las de los peregrinos, y el tocar palma con palma es el beso del palmero.

– ¿No tienen labios los santos, ni los piadosos palmeros?

– Sí, peregrino, labios para usar en la oración.

– Entonces, querida santa, deja que los labios hagan como las manos. No conviertas fe en desesperación.

– Los santos no se mueven cuando acceden a las súplicas.

– Entonces, quieta, mientras recojo el efecto de mi oración.

Estoy con los ojos cerrados, literalmente, recordando. Recordando escenas. Esta es parte de la banda sonora de la escena del balcón, pues una de las escenas más emblemáticas de «Romeo y Julieta». Aviso de spoiler. Aunque, vamos, es como hacer spoiler sobre «El Titánic»; el que no sepa la historia de «Romeo y Julieta» de William Shakespeare, no sé debajo de qué piedra ha estado viviendo. Así que, te invito a que veas la peli primero, o te leas la historia original antes de seguir.

Para hablar de «Romero + Julieta», de esta película que a mí me ha gustado tanto y me sigue gustando, después de tantos años (madre mía, desde el 96 ha llovido mucho). Creo que viene genial re-visitar películas como ésta de vez en cuando, sobre todo los que tenemos ese corazón romanticón.

El director, Baz Luhrmann, es uno de mis directores fetiches también para toda la vida. Simplemente con esta peli ya me ganó. Es que cuando vino como con «Moulin Rouge!» pues me explotó la cabeza («Moulin Rouge!» la podría haber metido aquí perfectamente, seguramente hablaremos de ella en el volumen dos de estas grandes historias de amor), porque fue su consagración. Luego ya, Baz Luhmann no ha hecho nada más que me vuelva a interesar mucho, «Australia», la película con Nicole Kidman y Hugh Jackman que no me terminó de impactar; pero, sin duda, «Romeo y Julieta», cuando se estrenó, en ese momento de adolescencia que estaba viviendo yo, y de pasión por el cine, de estar estudiando la carrera de comunicación audiovisual, de pasión por las bandas sonoras y por todo. He llegado a utilizar fragmentos de la banda sonora de «Romeo y Julieta» para montar cortos y ejercicios en la carrera de comunicación audiovisual (para que os hagáis una idea).

El estilo de su director me impactó muchísimo, y me sigue impactando hoy en día. Es un tío creativo 100%, con una sensibilidad brutal y que igual en un plano está dándonos un espectáculo visual de acción delirante con pistolas cromadas, con figuras religiosas y balas y sangre por doquier; y en el minuto siguiente estamos en la escena más íntima del mundo, debajo de unas sábanas con una pareja que se mira con complicidad, que se cuelan rayos de sol a través de ese juego. Toda esa sensibilidad, toda esa creatividad, todo ese delirio visual a la hora de montar los planos, de construir los personajes, en este caso desarrollados de una manera brutal por Leonardo DiCaprio y por Claire Danes.

Yo no sé todavía cómo hay gente que no valora a Leonardo DiCaprio, lo ven como un guapete de medio pelo y ya está. A mí Leonardo DiCaprio siempre me ha parecido un actorazo muy bueno, con una evolución muy buena a través de todos los años. Aquí no fue su primera peli, ni mucho menos; pero digamos que fue su primer estreno así mainstream de roba corazones, de la chavalería de aquel entonces. Yo creo que le desmerece el verdadero trabajazo que hace aquí. Los chicos simpatizamos con él, al ver la peli. Estoy seguro que las chicas simpatizaban con Claire Danes porque es una cara angelical y una actriz muy buena (que ahora la hemos visto, en su madurez, con Homeland, que también ha hecho un trabajo digno de reseñar en este podcast). Aquí era una pareja perfecta, con una química en pantalla maravillosa. Ya habéis escuchado esa primera escena (es que, claro, los doblajes españoles que tenemos gracias Dios son también maravillosos y nos dejan percibir un montón de matices).

Qué increíble cómo Baz Luhmann reconstruye todo ese guión, convierte en guión la novela de Shakespeare, respetando esa manera de hablar, ese amor cortés tan de moda en la época. Amores imposibles, dos familias, los Montesco y los Capuleto. Aquí todo ha sido adaptado a la época contemporánea (a 1996, claro). Las familias adineradas han sido sustituidas por familias mafiosas, los capitanes de ambos grupos (de los Montesco y los Capuleto) pues aquí son hombres de negocios turbios y eso; y cambian los florines y las espadas por fusiles de asaltos, unas pistolas, unos tatuajes y una iconografía realmente chulísima.

Toda la banda sonora es una delicia. De hecho, me recuerda a Danny Boyle y cómo hace esa adquisición de esas playlists tan increíbles para su repertorio. Aquí vas a tener de eso. Vais a tener estas partes instrumentales tan maravillosas; pero también vais a tener una selección de temas contemporáneos y de clásicos, con el famoso «Kissing you» que fue la balada de la película y que muchos de vosotros habéis bailado a ratitos.

La peli es, sobre todo, muy romántica; pero también muy dramática, porque ambos mueren al final, y lo sabemos desde el principio. Entonces, todo está empañado desde el principio de ese halo de oscuridad, de esa sombra que se cierne sobre el camino y que sabéis que va a llegar algo malo a ese desenlace tan temido.

[Suena monólogo de película]

Ojos, mirad por última vez…Brazos, dad el último abrazo… Y labios, que sois puertas del aliento, sellad con legítimo beso…

Y así asistimos a una de las escenas más trágicamente bonitas y románticas, con los amantes muriendo uno en brazos del otro sin apenas poder hacer nada para salvarse (por mucho que estemos deseando todos que se salven). El director nos deja con este momento. Así, el momentazo este, repleto de imágenes en plan flashback de los mejores momentos de la pareja (los momentos más dulces, los más íntimos, los más divertidos) es lo que hace que ya los lagrimones, si no había aflorado todavía, se escapen de tus ojos.

Muy bonita, muy triste sin duda; pero no deja de tener una parte preciosa, dada la intensidad de su historia de amor. También queda patente esa parte moralista de intentar vendernos la tolerancia en el amor, a todos los niveles.

Sin duda, un peliculón que no podéis perder. Lleno de momentazos, lleno de iconografías y lleno de amor del bueno, de amor romántico.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena tráiler de serie]

Cuando tenía nueve años, mi padre compró una freidora. Un día metí la mano en ella, quería obligarme a sentir algo. El colegio no era digno de mí; pero era un buen lugar para observar y elegir, porque tenía un plan: iba a matar a algo más grande.

– Hola.

– Te vi con el skate. Se te da fatal.

– Creo que hasta podría enamorarme de él.

– Pensé que podría ser interesante matarla a ella, así que fingí enamorarme.

– Bueno, qué agradable.

– ¿El qué?

– Pensé que seguramente era gay.

– Tu padre es un capullo. Dejemos este asco de ciudad. Me voy contigo o sin ti. ¿Te apuntas?

No sabía a dónde íbamos ni cuándo iba a matarla; pero le di un puñetazo en la cara a mi padre, le robé el coche, y eso me parecía un buen comienzo.

¿Y a ti qué te ha parecido? ¿Te ha parecido un buen comienzo? Yo diría que sí, pero te lo desarrollo un poquito más. Estamos hablando de la serie «The End of The Fucking World», serie de Netflix que estrenó en 2018. Serie romántica, por encima de todo; pero claro, sus protagonistas no podían ser normales, estando en este podcast. Estamos hablando, por un lado, de James (que lo estabas escuchando) que se define a sí mismo como un psicópata asesino en potencia. Es el típico psicópata que ha empezado a experimentar, primero haciéndose daño a sí mismo (como estabais escuchando con la escena de la freidora) porque no siente nada, después haciendo daño a animales (que es lo que sabemos, por las pelis, que es lo que suelen hacer los psicópatas: empezar a torturar pequeños animales antes de elegir su primera víctima). Pues bien, estamos justo en ese punto en el que un psicópata está a punto de dar su primer paso para matar a alguien, y ya tiene la víctima elegida y todo, que es Alyssa (la otra protagonista de esta historia).

Lo que pasa es que ambos son adolescentes y James, cuando conoce a Alyssa (que es una chica que básicamente odia a todo el mundo, que tiene un desparpajo y una manera descara de tratar a James, algo a lo que él no está nada acostumbrado), pues decide, primero, «voy a matarla» y segundo «voy a dejarme engatusar un poco y voy a fingir que estoy enamorado (porque yo no puedo sentir nada, pero voy a fingirlo«. Con esa premisa tan original empieza desarrollase la historia de amor entre los dos, que sinceramente te atrapa desde el minuto 1.

Además, estamos hablando de 8 episodios de 20 minutos, en la primera temporada. O sea, te lo devoras en nada, en un rato, porque vas a tener ganas de más. Tiene esa narración tan particular que os he dicho muchas veces que a mí me encanta: en primera persona, de los personajes retratando situaciones, incluso cuando están el uno dialogando con el otro. Vais a tener unas dosis de romanticismo adolescente (del de hoy en día) muy buenas; vais a tener esa parte oscura (por supuesto, sino no estaría aquí); va a haber también, por supuesto, asesinatos, thriller y final de temporada inesperado.

Ya os digo que hay una segunda temporada que yo no he querido ver todavía porque me muestro reticente, porque fue tan perfecta la primera temporada y acaba de una manera tan especial que no me he atrevido todavía a coger esa segunda temporada. Seguramente lo acabe haciendo, pero me da miedo estropear lo que quedó en mi cabeza después de este tiempo, que es el de una serie para la historia (para mi gusto). Muy original, muy fresca y, sin duda, muy recomendable. Por eso está aquí hoy, y espero que te animes a echarle un vistazo: «The End Of The Fucking World».

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Llega el momento de vosotros, de los pecadores digitales. Ya sabéis que tenéis aquí espacio abierto, tenéis un confesionario digital para vosotros solos, para que podáis comentar también vuestra recomendaciones frikulturales (que sé que tenéis muchas). Para hacerlo, simplemente ya sabes: síguenos en las redes sociales con el hashtag #pecadoresdigitales, déjame un mensaje en Twitter en mi usuario @seomental o a través de mi blog (seomental.com), o busca el podcast en cualquiera de las plataformas (Ivoox, Spotify…). Donde tú quieras, estamos.

Bueno, uno de los placeres de llevar a este podcast es que me está permitiendo invitar a buenos amigos de toda la vida, a familia, a que pasen por aquí (aparte de dejaros el micro abierto para vosotros, exquisitos desconocidos; que estoy deseando que vengáis y que también alguno ha aparecido por aquí). Pero el privilegio de poder invitar, por ejemplo, a gente de mi familia (como es el caso de hoy), pues me encanta.

Hoy es mi primo Javier Ferrández el que se ha atrevido a pasarse por estos micros. Mi primo Javi, aunque no nos vemos todo lo que nos gustaría (solemos coincidir, como suele pasar con los primos, en las bodas, banquetes o en los momentos tristes: en esas celebraciones familiares), pero siempre hemos tenido algo en común, que es el gusto frikultural. Javier es un gran lector, ávido, y un gran devorador tanto de este podcast como de gran contenido de este podcast. Lo hemos estado comentando y muchas de las recomendaciones que van saliendo aquí pues él las conoce y las comparte también.

Así que, digamos que un alma gemela a fin, y que tiene mucho que contaros, muy interesante. Así que, no perdáis detalle. Javier, muchísimas gracias por haberte atrevido a compartir y a confesarte con nosotros.

[Habla Javier Ferrández]

Hola, Iñaki, muchas gracias por haberme invitado a tu programa (que me gusta mucho, como ya te dije, y que lo haces genial). Nada, es hora de confesarte mis pecados digitales.

Como película, tengo que decir que hay una película que me impacto mucho y que la vi en mi época de estudiante en la universidad, en Alicante, en los cines Astoria (que eran unos cines muy chulos, donde daban películas en versión original, subtituladas, un poco de cine alternativo; en fin, unas películas muy buenas). Ahí vi una película que se llama «Smoke», escrita por Paul Auster.

Es una película que va de las historias que cuentan en un estanco. Cuentan historias muy peculiares, tipo cuánto pesa el humo de un cigarro. Bueno, cuentan muchas cosas y está muy bien. Sobre todo, se nota el toque de Paul Auster. Es una historia con un toque de sorpresa, como siempre.

Ya te comenté que los libros de Paul Auster (que ya habló una amiga tuya de ellos) a mí me han gustado mucho. A raíz de la película he leído bastantes, y son uno libros que están muy bien. Bueno, he leído «Brooklyn Follies«, «Leviatán«, «El libro de las ilusiones«, «El palacio de la luna«. Tiene muchos libros, y casi todos me han gustado.

Como libro quería confesar que me gusta mucho la novela negra. Últimamente he leído varios. Bueno, tiene tres libros, es un escritor gallego que se llama Domingo Villar. El segundo y el tercero son libros muy buenos. El último, que se llama «El último barco», es un libro que no puedes dejar de leer. Yo necesito cosas que enganchen mucho, sino no puedo con ellos, y este libro es de 800 páginas que no puedes parar ni dejar de leer. Es una page turner, yo necesito libros page turner: que no puedes parar de pasar páginas sin parar, no lo puedes dejar. Así con todo. Es un libro en el que estás deseando saber qué va a pasar, qué es lo que ha sucedido, cómo ha pasado. En fin, todo ese tipo de cosas de la novela negra.

Luego, como serie, igual que los libros, necesito de estas que ves un capítulo y estás deseando ver el otro. No me gusta ver las series cuando la están emitiendo, solo lo estoy haciendo con «Better Call Saúl», que es la precuela de la serie que más me ha gustado, que es «Breaking Bad» (y «Better Call Saúl» porque la han sacado y está relacionada con es); pero me espero a que estén todas las temporadas y las veo de golpe, un capítulo tras otro. Si me enganchan de verdad, necesito verla uno tras otro y de golpe todas las temporadas. Con Breaking Bad me pasó, me pasó pero sin parar. Es una de las series que no puedes dejar de ver. Ya creo que lo comentó un amigo tuyo, pero es que en series no hay otra igual.

Nada, un abrazo muy fuerte y gracias por haberme invitado a tu programa.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena canción]

Un programa sobre grandes historias de amor no puede estar completo sin que suene esta melodía desencadenada de fondo. «Unchained Melody» es el título de esta canción, originalmente escrita por Alex North en 1955; pero no fue hasta 1965 que llegó a esta versión que estáis escuchando ahora en concreto, que es la de los Righteous Brothers, que es la que se usó en la famosa y aclamada película «Ghost».

No puedo negar que yo he soltado lagrimones escuchando esta canción múltiples veces. No puedo negar que la he bailado también múltiples veces. Y no puedo negar que hasta la he cantado en el karaoke últimamente, para que os hagáis una idea de mi nivel de frikismo con este tema.

Realmente es que es una canción desgarradoramente bonita, con una melodía espectacular. No en balde, este tema musical ha sido versionado más de 500 veces, desde su lanzamiento. La primera semana que se lanzó en la lista británica, solo esa semana ya se registraron 4 versiones del tema. Esto está registrado en el libro record de los guiness (gracias, Wikipedia).

Es verdad que cuando la escucho no puedo quitarme de la cabeza las imágenes de la película que os comentaba, de «Ghost», esa peli que a mí me pareció tan buenísima en su momento y que hemos visto múltiples veces en mi familia. Protagonizada por Patrick Swayze y por Demi Moore, esa historia de amor con fantasma y con demonios. ¡Cómo no me iba a gustar!

Es un auténtico éxito instantáneo, es un éxito de rocólas (de gramolas, de estas máquinas de disco), es la típica para sacar a bailar a una chica. Espero que te guste y que te la pongas ahí en tu playlist para los momentos más románticos. ¡Disfrútala!

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo de videojuego]

Mi corazón, un vertedero. Estos falsos amaneceres, despertando sin ser todavía de día. Sudé por ti durante las madrugadas, y me envolví en las sábanas hasta convertirlas en una masa. Hay luces reflejadas en estas retinas que han pasado demasiado tiempo en los túneles de mi isla sin fondo. Me convertiré en una linterna para ti, en una antena. Descenderé de los cielos como ondas de radio de hormigón defectuoso. A través de manantiales e hiladores ríos subterráneos, a través de las bacterias de mis entrañas y mi corazón.

«Querida Esther», «Dear Esther», así se llama el videojuego que os traigo hoy y que casualmente también es de la desarrolladora The Chinese Room (que ya hablamos de ellos aquí con otro de sus grandes juegazos, en este caso era «Everybody’s Gone to The Rapture»).

Este fue su primer juego, fue uno de los más aclamados por la crítica en su momento, y es uno de esos juegos que te llevas también en el alma para siempre. Más cercano a una novela gráfica que a un videojuego, porque se encuadra dentro de ese género que a mí me gusta tanto de los walking simulators que les llaman algunos. Es decir, no tienes que disparar ni realizar ninguna tarea; en concreto en este caso el argumento es bien sencillo. Es un formato tipo novela epistolar, como el de «Drácula»: un personaje masculino que aparece de repente en medio de una isla (en un archipiélago ficticio, pero que todo parece resemblar a una isla irlandesa).

Con ese encanto místico, brumoso, como de cielo eternamente nublado. Bueno, pues ¿qué se supone que te encuentras haciendo en esa isla?, pues buscando a tu mujer, a tu querida Esther. Eres como un hombre perdido buscando a su mujer en esa isla abandonada, que a mí por momentos me recordaba a obras de Lovercraft también (por lo de islas costeras donde no hay nadie que las habite). Lo que pasa es que aquí el hilo conductor son una serie de cartas dirigidas a tu querida Esther, en las cuales vas develando parte de tu vida, de tu relación con ella y de esa historia de amor, de esos lazos tan profundos que te unen a ella. Ya lo habéis podido escuchar en este prólogo.

Por cierto, maravilloso doblaje español que por fin nos han regalado. Este juego yo lo jugué al año de su lanzamiento, en el 2008, y durante muchos años no estuvo doblado al español. Tenía un doblaje fantástico en inglés, con una voz muy talentosa británica; pero claro, vértelo con subtítulos para enterarte de toda la trama (porque los diálogos no eran sencillos, ni mucho menos) era un poco tedioso, te perdías parte de la experiencia visual de recorrer esa isla preciosa. Ahora con el doblaje español ya te puedes concentrar en lo que realmente importa de esta historia: descubrir poco a poco qué ha pasado con tu mujer, qué ha pasado con tu pareja, qué ha pasado con tu querida Esther.

La historia, aunque puede parecer un poco lineal, da cierto margen de exploración a través de esa isla, que por cierto está desarrollado todo con el motor Source, es decir, el motor del half live 2, así que puedes esperar gráficos a la altura. Ya os digo, con algunos efectos de iluminación muy chulos y algunos momentos de misterio mezclados con un poquito de fantasmagoría y mucho romanticismo.

Hay momentos en los que literalmente te da la sensación de estar viviendo una poesía en directo, y tú eres el director de la orquesta de esa poesía. Conforme vayas destapando y visitando partes de esta isla se irán desbloqueando esos monólogos, esas cartas que te van contando la historia. Vas a ir desde la línea costera hasta el interior de la isla, en la superficie; pero también el interior de la isla en sus túneles, que guardan algunas de las escenas más memorables y más impactantes.

No te voy a hacer ningún spoiler, pero sí que te diré que la historia, conforme se va desmadejando, se deja entrever (como a mí me gusta) siempre ese pequeño toque de drama humano, de descubrir verdades que no querías conocer. No te deja indiferente, que es lo que siempre me gusta compartiros aquí: cosas que no te dejen indiferente, que te den de pensar, que termines de verlas y digas «ostras, creo que acabo de contemplar algo grande, algo currado, algo pensado«.

El equipo de Chinese Room pone una impronta personal y una maestría personal que, ya te digo, te pone los pelos de punta. Además, les vuelve a acompañar, como en el juego anterior, Jessica Curry (esta maravillosa compositora) con estos temas musicales. Bueno, la banda sonora tanto de «Dear Esther» como de «Everybody’s Gone to The Rapture» son parte de mis playlist habituales, cuando quieres estar concentrado o simplemente melancólico o tirado en un sofá, o por qué no utilizarlo para leer una buena novela o un relato genial (como el que os comentaba al principio del episodio de hoy, e Edgar Allan Poe, de «Eleanor»). Le va al pelo, también.

En fin, un misterio por descubrir y un amor por reencontrar. Muy recomendable, son algunas pocas horas que te va a llevar. Ya os digo, siempre es como una película interactiva: en vez de pasártela en el sofá delante de Netflix, la puedes vivir delante de tu ordenador con unos buenos cascos, o incluso en compañía, y sumergirte en sus palabras y en sus melodías. Que lo disfrutes: «Dear Esther», de The Chinese Room.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bien, turno para la herramienta digital recomendada. Además, hoy os traigo una que tengo muy calentita y muy fresca porque he empezado a utilizarla hace relativamente poco, pero ya le estoy sacando partido y estoy muy contento con ella. Se llama Active Campaign.

Esta herramienta es una herramienta de mail marketing y marketing automation, o automatización de marketing online (que es algo muy demandado desde hace tiempo y que, vamos, se hace algo imprescindible hoy en día si quieres llevar estrategias realmente de éxito en internet). Yo, como muchos de vosotros, vengo de iniciarme en el tema del email marketing de la mano de mailchimp, que es como la herramienta que tenía un modo gratuito muy accesible y muy fácil de empezar a utilizar, pero que no tenía la potencia de otras herramientas de marketing automation, como Active Campaign (que era la versión que yo siempre había oído que usaban los mega profesionales, la gente que realmente tenía muy buenos fanes, embudos de conversión montados por ahí).

Bueno, finalmente me he decidido a probarla en serio hace poco más de un mes. Ya la he puesto en marcha en dos proyectos distintos y la verdad es que me estoy quedando bastante alucinado con los resultados.

Active Campaing no es solo para programar una campaña y enviarla a tu lista de suscriptores del blog. No, es que te permite automatizar de una manera brutal, literalmente pintando el fanel como tú quieras. «Cuando se registran, lo primero que quiero hacer es enviarles un correo de bienvenida a los 5 minutos», «ahora bien, después de eso quiero esperar 48 horas y entonces enviarles el primer artículo de mi blog», «luego, a los que hayan abierto ese artículo y haya visto que han hecho click en el enlace, entonces les voy a enviar otro; pero si veo que no llegaron a hacer click en el enlace, entonces les envío un recordatorio diciéndole ‘oye, ¿es que no te interesó este artículo que te mandé sobre tal cosa?'». O sea,  todo este control que os estoy diciendo (prácticamente lo que se os pase por la cabeza) lo vais pintado visualmente en una gráfica y creando ese fanel, esos distintos mensajes para ir llevando un poco la ruta de experiencia del usuario por donde tú quieras, a ti te interese o crear que le va a aportar más valor.

Así que, pues ya veis, una herramienta potente. No es barata, es verdad, no es barata; pero la potencia tiene un precio. Así que, si necesitas hacer marketing automation con algo profesional, Active Campaing es tu herramienta.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Llega el momento del profesional digital invitado, ese espacio en el que yo os comparto el perfil, os presento a la persona que ha influenciado mi vida, mi manera de trabajar, que me ha hecho más grande, me ha ensanchado el horizonte de alguna manera. Hoy esa persona es Carmen Santo.

Bueno, Carmen tengo que decir que yo la conocí el primer día que fui a hacer la entrevista de trabajo a Webpositer para que me contratasen a mí, para que os hagáis una idea. Carmen estaba allí también, pasando su propia entrevista ese día, y no sé cuánto ha vivido desde entonces (no sé si ya son diez años, no sé cuánto es). Desde entonces, digamos que hemos estado los dos ligados dentro de la empresa, colaborando siempre entre departamentos (porque Carmen siempre ha sido de la parte de comunicación, de redes sociales, y yo de la parte de marketing). Colaboramos estrechamente desde entonces a lo largo de múltiples proyectos, tanto dentro como fuera de Webpositer.

De hecho, Carmen estuvo conmigo también colaborando conmigo en el programa de radio de Lanzadera Digital, ese programa que os comentó Antonio López (que estuvimos radiando a nivel nacional, en gestión a radio en su momento). Carmen llevaba la sección de noticias, de redes sociales.

Bueno, una comunicadora nata, una profesional con la que da gusto trabajar y, además, una persona excepcional, divertida, carismática y que hoy nos trae recomendaciones frikulturales muy exquisitas, tanto de música como de libros. Así que, presta tu oído. Carmen, muchísimas gracias por seguir el podcast y muchísimas gracias por atreverte por confesarte aquí en este espacio.

[Habla Carmen Santo]

Hola, pecadores digitales. Hola, Iñaki. Muchas gracias por hacerme un hueco aquí en tu pequeño gran podcast, este nación en una temporada tan complicada, en una época tan difícil para todos y que os ha servido de refugio, y más a la bendita hora de la siesta (como tú bien denominas) cada domingo.

Soy Carmen Santo. Soy profesional de la comunicación. Específicamente me dedico al Marketing Digital. Lo que me gusta es aprovechar la comunicación para mostrarle al mundo lo mejor de cada uno, gracias a la capacidad que tenemos para comunicar; cómo la comunicación de marca, la comunicación corporativa, se puede aplicar a la persona (lo hoy podemos denominar como «branding personal» o «marca personal», esto que ya está de moda). Pues, yo creo en esa capacidad que tiene la comunicación para sacar a flote nuestros valores. Por ello trabajo y apuesto cada día.

Iñaki me pidió también que hablara a nivel personal qué es lo que me mueve, y lo que más me motiva es la música en todas sus formas y en todas sus aplicaciones, bien sea desde para levantarme por la mañana, animarme y ponerme en marcha, hasta en los periodos en los que necesitas concentración efectiva y, cómo no, para bailar, para divertirte, para pasar esos momentos de tristeza. La música te puede trasladar en cada momento a aquel lugar que necesitas. De hecho, ejemplo como tenemos en este podcast y en este capítulo, cómo Iñaki nos va metiendo, nos va introduciendo en cada una de sus facetas, en cada una de sus apartados con música. Es sensacional lo que nos puede producir la música.

Al hilo de esto, me gustaría compartir con vosotros una obra. Es música clásica contemporánea. De hecho, concretamente escrita para banda de música tradicional. Aquí en la comunidad valenciana somos muy de música, concretamente pertenezco a la asociación musical (que en esta época la estamos pasando muy mal porque no podemos, literalmente, hacer lo que sabemos y lo que nos gusta).

Una de las obras que más me ha marcado recientemente y que os animo a descubrir es «Cantus Laetus», de David Gillingham. Como os decía, es música contemporánea, pero además está basada en uno de los himnos gregorianos más conocidos, que es «Veni Creator Spiritus». Sin embargo, el ritmo frenesí y sorpresa constante que nos transmite es digno de escuchar.

Por otro lado, entre mis recomendaciones quería destacar algo digital, pero en este caso muy de poder coger en mano, como es un libro. En estos meses también de confinamiento he rescatado de la biblioteca particular un libro que en su momento dejé por no poder seguir disfrutando, y que ahora mismo lo he retomado. A mí me ha aportado tanto, que sí que me gustaría poder trasladároslo. Es una biografía de alguien muy ligado a la tecnología, que nos ha marcado y nos marcará durante los años venideros. Es la biografía se Steve Jobs, la autoriza por él, escrita por Walter Isaacson. Os digo «autorizada por él», no «revisada por él», porque hay muchísima documentación sobre esta gran figura, y que realmente recoja quien fue pues no con tanto detalle.

¿Por qué este hombre y por qué ha aportado tanto? No solamente porque ha revolucionado el mundo de la informática, el de la música y el de la telefonía móvil; sino es que además todo eso ha sido fruto (que es lo que más me maravilla) de su desonza ultranza de las humanidades del arte junto con la tecnología. Fruto de ello nace la creatividad pura, que la que le llevó a crear todo eso y a luchar porque se hiciera real. Entonces, si a eso además le sumas su gran preocupación por facilitarle las cosas al usuario, pues tienes la magia que tenemos creada, patente y manifiesta el día de hoy.

Muchas gracias, Iñaki, por hacerme un hueco en este espacio. Sigo disfrutando del capítulo.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, se acabó el episodio número quince, se acabó la primera temporada y llega el momento de la dulce despedida. Espero que hayas disfrutado y que te hayas enamorado un poquito, o hayas re-descubierto esos gustos ocultos que tenías por ahí y que no te acordabas que te gustaban tanto (esa peli, esa serie, ese relato), o hayas descubierto directamente cosas nuevas (como el videojuego que te comentaba, la serie, o las recomendaciones de nuestros pecadores y profesional digital invitado (que creo que han estado muy bien).

Yo he disfrutado como un enano, como siempre, montando este programa porque me gusta mucho, porque creo que se me nota cuando te comparto algo que realmente me guste y me interesa, me emociono hasta yo. Mi mayor satisfacción sabes que es que te haya despertado ese gusanillo por descubrir o re-descubrir cositas que tenías ahí enterradas en tu corazoncillo de friki pecador digital.

Bueno, ya te digo que se acaba esta primera temporada. Han sido 15 episodios que efectivamente empecé gracias al periodo de reflexión que hemos tenido con todo el confinamiento y que creo que ha sido fructuoso para mí. Me ha encantado meterme otra vez a montar audio y a sacar este lado un poco más creativo que llevo dentro, y que me encanta compartir contigo.

Espero que tú también lo hayas disfrutado. Esto es solo un «hasta luego», no es una despedida. Ya te he dicho que después de verano, seguramente para la segunda quincena de septiembre (coincidiendo con mi cumpleaños) retomaremos el podcast; pero no te preocupes porque en julio y en agosto estoy preparando, junto con algún colaborador, alguna sorpresa. Así que vas a tener tu ración de pecados digitales también durante los meses de julio y agosto, estate pendiente.

No olvides estarte siguiéndonos en las redes sociales. No dejéis de mandarme vuestros pecados digitales, porque yo lo voy a ir recopilando todo y en esos especiales veraniegos los lanzaré. Ya lo sabes, en le hashtag #pecadoresdigitales, en mi blog seomental, mi usuario de Twitter, seomental.com, y en cualquier plataforma de podcast. Nos tienes.

Muchas gracias, pecador, por estar ahí. Nos vemos en breve.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Presentado por
Iñaki Tovar

Creativo y Estratega Digital con ganas de darle un buen bocado al mundo. Emprendo en serie y en serio y estoy deseando escuchar tus ideas.

Únete a la conversación

Otro episodios interesantes

Episodio 15