Episodio 3: Epicidad Bélica para todos los gustos

Reproducir episodio

En este tercer episodio me centro en todo ese material audiovisual que inspira victorias y derrotas al ritmo de arengas y marchas épicas. Los 7 Pecados Digitales de esta semana son:

Libro: La Caída de Reach de Eric Nylund
Película: La Delgada Línea Roja
Tema musical: Journey to the line de Hans Zimmer
Serie: Battle Star Galáctica
Vídeojuego: Medal of Honor: Allied Assault
Herramienta Digital: TweetDeck
Profesional Digital: Luis Villanueva
Pecadora Digital Invitada: Carolina Gómez

Aquí la transcripción completa:

Bienvenido, bienvenida, a este tercer episodio de Los 7 Pecados Digitales by SEOmental. Soy Iñaki Tovar, CEO de la agencia SEO Webpositer y, como sabéis, en estas últimas semanas (y en parte gracias al confinamiento) estoy dando rienda suelta a esta espinita creativa que tenía clavada, estos pecadillos digitales con los que cada semana pretendo compartiros influencias culturales que han marcado mi vida de alguna manera, en forma de libros, de canciones, de pelis, de series, de videojuegos y donde además (como no puedo dejar de lado mi pasión por el Marketing Digital) toda las semanas también os traigo alguna herramienta digital que use en el día a día, y os recomiendo algún perfil profesional también que haya marcado mi carrera de alguna manera.

También tenemos una sección de «pecadores digitales», una sección en la que vosotros, a través del perfil de anchorfm (que es anchor.fm/seomental) o a través de redes sociales (mi usuario de Twitter es @seomental y el hashtag es #pecadoresdigitales. Ahí podéis dejarme también vuestros pecados digitales y yo los iré incorporando en todos estos episodios.

Bueno, ¿y de qué va este tercer episodio? Pues hoy me lo he marcado como algo épico (así, con todas las letras). Va a ser un episodio épico, y además lo he titulado «Epicidad bélica para todos los gustos», es que veréis que me he centrado en eso: en pelis, en libros en videojuegos y tal que tienen un marcado sentimiento de fuera de lo común, de emoción, de adrenalina que te sube por el cuello hasta las orejas y te las pone bien rojas. Sabéis el sentimiento que os digo, ¿no? Es ese sentimiento que podéis visualizar viendo al rey Théoden de «El Señor de los Anillos» en «El retorno del Rey», cuando se pone a meterle la arenga a los soldados con la espada en alto y empieza a chocarles espada con espada diciendo aquello de «¡Muerte, muerte!«. Os acordáis, ¿no? O cuando están los de 300 defendiendo el paso, cuando dice «¡esto es Esparta!«. Todo eso es epicidad.

Aunque la para «epicidad» como tal no figura en el diccionario de la RAE, yo arrojo desde aquí una lanza para que la incorporen. De hecho, hay una petición en change.org para ella.

Sin más, vamos a empezar con los 7 pecados digitales de esta semana.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, llega el momento del libro. El libro, en esta ocasión, aunque no va a ser de un súper autorazo (no creo que jamás vaya a ganar un premio reconocible), lo que sí os puedo decir es que es un novelista de ciencia ficción de los que crean escuela. A pesar de que, por supuesto, en este podcast van a venir autores clásicos (como Isaac Asimov, Richard Matheson, Arthur C. Clarke, tantos y tantos que están clavados en el alma), hoy, como iba de batallas épicas y de esa epicidad (en este caso epicidad espacial), he querido hablaros de este reciente descubrimiento que se llama «The Fall of Reach» («La caída de Reach») y que viene del universo HALO, por Eric Nylund.

Bueno, «The Fall of Reach» es una historia de súper soldados criados desde pequeños, robados de sus padres y pasados por las mil torturas para convertirlos en máquinas de matar para proteger a la humanidad frente a futuras amenazas, y esa amenaza llega, claro.

Son los Covenants. Bueno, si eres semi frikie (si estás siguiendo este podcast, imagino que un poco de sangre frikie corre por tus venas) conocerás un poco la historia de HALO; pero, vamos, digamos que es la típica historia de la humanidad defendiéndose de una raza alienígena implacable, y que cuando parece que el enemigo es quien tú crees, hay uno mucho peor. Se tienen que unir ambos sectores del ejército para luchar contra un enemigo peor y mucho más potente.

En fin, un libro repleto de acción militar. Casi que estás leyendo el libro y te da la sensación de estar escuchando esta música de fondo mientras lo lees. Está narrado sin tapujos, con el gore que le sienta también a este tipo de novelas y con la justificación técnica y precisa de cada elemento científico y de tecnología que aparece en el libro. Todo tiene sentido y eso es algo que nos gusta mucho a los fans de la ciencia ficción.

Sin duda un libro muy recomendable que, obviamente, abre paso a ese fantástico videojuego que también es HALO y su precuela (que es este «The Fall of Reach»). Una historia de perdedores, pero muy heroicos. Sin duda, te lo recomiendo. Lo vas a disfrutar a tope.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena diálogo de película]

– En este mundo, un hombre en sí no es nada, y no hay más mundos, solo este.

– Yo he visto otro mundo. Aunque a veces creo que solo lo imaginé.

Si caigo yo primero, te esperaré allí: al otro lado de las oscuras aguas… ¿Por qué iba a tener miedo a la muerte? Yo pertenezco a ti.

Hay que subir directamente a esa colina. ¿Cuántos hombres daría a cambio? ¿Cuántas vidas?

Fluimos juntos, como el agua. Bebo de ti.

Bueno, no sé si os habrá sonado la peli. Estoy seguro de que a varios de vosotros sin duda. Se trata de «La Delgada Línea Roja», de Terrence Malick.

En esta ocasión (y estoy seguro de que se va a repetir en más ocasiones) este pecado digital va a ser un combo, porque voy a matar dos pájaros de un tiro. O sea, va a ser la película de «La Delgada Línea Roja» de Terrence Malick, y además también va a ser el tema musical.

Es que esta peli, aquí siempre os digo, son temas que me han marcado. Esta película la vi cuando estudiaba comunicación audiovisual (porque, no sé si lo sabéis, una parte de mi ADN es de director de cine) y, bueno, pues fuimos todos los compañeros con algún profesor a verla a un cine de Murcia. La verdad es que yo salí bastante afectado.

Si la habéis visto, sabéis que no es la típica película de guerra. Está basada en un poema, el director es un director muy especial, Terrence Malick, que se hace mucho de rogar para hacer películas y, cuando las hace, siempre hay polémicas detrás (actores que lo aman y odian al mismo tiempo). Sin duda, una revolución cada vez que estrena algo.

En este caso era una visión de la guerra, de la segunda guerra mundial. Una visión muy personal, muy poética, muy documental y sobre todo muy personal.

Los actores están, literalmente, asombrosos. Nick Nolte, haciendo el papel del típico general malo que quiere ganar la batalla a toda costa; tenemos a Jim Caviezel, antes de hacer la película de «La Pasión», este sin duda fue el papel que momentáneamente lo lanzó al estrellato, porque desprende un carisma maravilloso durante todo el metraje; y, por supuesto, Sean Penn que lo hace de lujo como esa voz consejera sobre el protagonista, que va intentando guiarlo durante toda la película.

«La Delgada Línea Roja» es una historia de guerra, está claro. Es una historia de la batalla de Guadalcanal; es una historia de tomar una colina; es una historia, sobre todo, de personas, de hombres. Cuántas veces hemos visto y pensamos que «Salvar al soldado Ryan» es la referencia cuando hablamos de cine bélico contemporáneo; pero para mí esta sin duda la supera. La supera por las diferentes historias humanas que se van dando aquí; la supera porque no solo vemos el punto de vista del soldado americano, vemos también el punto de vista del soldado japonés y vemos cómo chocan esas dos maneras de entender la guerra, de entender el compromiso, de entender la responsabilidad. Vemos cómo dentro del propio ejército de protagonistas están los beligerantes y, digamos, los pacifistas y los que quieren ir por el camino del medio. Sobre todo, vemos mezcladas historias intermedias: damas personales particulares, como la de ese soldado con su mujer que la ha dejado atrás y a través de unas cartas vamos teniendo unas referencias poético-visuales que te ponen los pelos de punta.

Sobre todo, tenemos esta banda sonora maravillosa de Hans Zimmer que se llama «Journey to the line» y que me da paso a presentar el tema.

[Suena banda sonora]

Pues sí, este es el tema musical elegido del programa de hoy: Journey to the line (el viaje hacia la línea), de un inconmensurable Hans Zimmer. Tema que ha sido copiado hasta la saciedad, intentado de imitar hasta la saciedad, comprados sus derechos hasta la saciedad para incorporarlos a otros tráileres de otras películas (seguro que la habréis escuchado en más de una ocasión), porque es que es pura epicidad (de lo que va este programa de hoy).

Hans Zimmer aquí es que es seguro que va a salir muchísimas más veces, porque es uno de mis compositores de bandas sonoras favoritos. Es un tío súper ecléctico que es capaz de hacerte la banda sonora de «El Rey León» o el súper muro de sonido (que es como se llama esta técnica que usa aquí, igual que la que usa en «Interstellar» y en muchas de sus otras película, como por ejemplo en «Dunkerque» también). Es un tema musical que define lo que significa «in crescendo» y define, justo en esa emoción y en esa catarsis que hemos vivido hace unos segundos, cuando el ejército invade por fin y toma la famosa colina de esta película, y chocan esas dos culturas y se ve cómo el enemigo invasor (que en este caso son los americanos) arrasan literalmente un campamento japonés. De verdad, muy dramático.

Pelos como escarpia siempre que escucho este tema musical, y no me canso de ver esta película. O sea, muchas veces veréis que haré este tipo de combos (de película + tema musical) porque para mí, como director de cine frustrado (como os he dicho antes), la mitad del éxito de una película, de lo que te transmite una película, es su banda sonora. O sea, es esencial. De hecho, para mí es esencial tener la banda sonora antes de montar lo que son la imágenes, para intentar ir al ritmo (aquí cada uno va a su bola y lo hace como quiere). Yo desde luego, soy de los que prefiere tener el tema musical de base y en función de eso inspirarme para grabar las imágenes y montarlas.

En cualquier caso, aquí tenéis este combo de hoy: «La Delgada Línea Roja» (la película de Terrence Malick) y el tema musical «Journey to the line» de Hans Zimmer. Espero que os haya gustado tanto como a mí.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental

Bien, pues la serie que os traigo hoy es «Battle Star Galáctica», la serie re-imaginada en la original de 1978.

Si la he traído es porque para mí también supuso un antes y un después en series de ciencia ficción y porque, siguiendo con el hilo de hoy, es algo realmente épico. Veréis, ahora os comentaré cómo combina el argumento más religioso, íntimo y filosófico con las escenas de batallas espaciales más épicas que yo haya visto.

[Suena música]

Bueno, y así era como cerraba la intro de cada episodio, que como podéis ver era también un crescendo militar a ritmo de tambores, en el cual ya te iban sacando  fogonazos de lo que ibas a ver en el episodio de ese día. Si «Perdidos» puso de moda los clip hangers de dejarte con las ganas al final de cada episodio, en este caso era al revés porque era justo en la intro. En la misma intro te ponían fogonazos de lo que estaba por venir en ese episodio y ya no podías parar. Realmente épica la manera de montar esos tráileres.

Bueno, pero ¿de qué iba esta serie de «Battle Star Galáctica»? Pues, es la típica historia de la rebelión de las máquinas contra el hombre. El hombre ha alcanzado cierta madurez en su evolución e inventamos una raza de robots que, por supuesto, acaba revelándose contra nosotros. Cuando se revela, es que es demoledor. O sea, llegan un día y básicamente arrasan con bombas nucleares todo el planeta, y a los humanos apenas nos da tiempo de organizarnos. Una flota de naves comandada por la nave comandante (que es la Battle Star), a manos del comandante Adama (interpretado por un maravilloso James Edward Olmos). Pues, solo esos restos consiguen escapar, salir a velocidad luz del sistema solar y huir de esos Cylons (que es como se autodenomina la raza robótica que pretende erradicarnos de la faz de la tierra).

A partir de ese momento, empieza una huida épica, a través de viajes espaciales a la velocidad de la luz en la que se combinan (pues, ya os decía) dog fighting, combates de naves de caza espaciales (Cylon contra los cazas espaciales humanos) que son muy realistas. Veréis que la factura técnica de la serie está muy bien, las escenas de batallas aéreas están muy bien hechas (con un sistema de cámara, de iluminación, con zooms que lo hacen de lo más realista). Tampoco escatima en gore y en momentos duros; pero lo más peculiar de esta serie es cómo combina el tema de la mitología griega porque, igual que la serie original de 1978, venía a llevar trazas de mitología egipcias al más puro estilo de Stargate. Aquí se combina mitología griega y en esa huida, en esa odisea a través del espacio, vamos a encontrarnos con dilemas morales muy importantes en los que hay que elegir el mal menor para salvar a los pocos que quedan de la raza humana; vamos a encontrar ese éxodo religioso en búsqueda de la tierra prometida; y vamos a encontrar giros de guión y un miedo a lo desconocido, a la tecnología y al vacío más existencial que provoca el espacio, que realmente tocan.

En esta serie también hay uno de los finales más épicos que yo recuerdo. Épicos por lo emotivo, por el arco argumental que se cierra en ese final.

Sin duda, si la podéis conseguir (porque estuvo un tiempo en Netflix, pero ahora no sé por dónde andará), os la recomiendo porque os la vais a disfrutar como un nene.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Vamos con el momento con el pecador digital invitado. En este caso se trata de pecadora, y no es otra que mi queridísima Carolina Gómez, una de mis mejores amigas desde hace muchísimos años ya, de mi círculo cercano de confianza. Una persona muy creativa, no solo porque es arquitecta; sino porque lleva la creatividad en vena desde que yo la conozco. Es una de las personas con más inventiva, imaginación y buen rollo, de las que yo conozco. Le agradezco muchísimo que venga a compartir su pecado digital confesable con nosotros, que además también es un combo.

[Habla Carolina Gómez]

Hola a todos, soy carolina Gómez y tengo la enorme suerte de tener a Iñaki como una constante en mi vida, un amigo de los que son familia.

Siempre me he sentido atraída por las teorías sobre la existencia de universos paralelos, conformando un multiverso. Os traigo, pues, dos pecados digitales paralelos.

Una película, «El efecto mariposa», presenta la teoría del caos y cómo pequeñas variaciones en las condiciones iniciales de un sistema pueden implicar grandes diferencias. Un día sales de casa, tomas el camino a la izquierda y tu vida y las de los que te rodean cambia para siempre.

El otro pecado digital es un libro: «4 3 2 1» de Paul Auster. El único hecho inmutable en la vida del protagonista es que nació el 3 de marzo del 47, en Nueva York. A partir de aquí, 4 vidas completamente distintas se abren ante él. Explora 4 mundos diferentes, que nacen de que cada suceso, por irrelevantes que parezcan, abre unas posibilidades y cierra otras, dando vueltas siempre a la eterna cuestión: «¿y si hubieras actuado de forma distinta en un momento crucial de tu vida?«.

Iñaki, mucha suerte con Los 7 Pecados Digitales.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena música]

Momento para el videojuego. Hoy, que estamos con el tema de la épica, tenía que ser uno de la segunda guerra mundial. 

El primer juego de la segunda guerra mundial que yo recuerdo que realmente me impactase. Realmente es que creo que fue el primero que, en mi generación, vivimos (por lo menos los que somos jugadores de PC, no de video-consola; yo jamás he tenido video-consola, soy PC-ero a muerte, de los que se construyen su propio ordenador y le gusta ir tirando de tarjeta gráfica en tarjeta gráfica para exprimir al máximo los gráficos y disfrutar del realismo). Ese año, el juego fue: «Medal of Honor: Allied Assault». ¿Te suena?

[Suena música]

Del año del que estamos hablando es el 2002. La desarrolladora fue EA (Electronics Arts), y el creador ni más ni menos que el venerabilísimo Steven Spielberg, otro de los que tendrá muchos papeles protagonistas a lo largo de estos 7 pecados digitales.

Efectivamente, como podéis adivinar por esos acordes que están sonando de fondo, de esta maravillosa banda sonora súper fílmica, es que tenía mucho que ver con esa joyita que nos dejó Steven Spielberg con «Salvar al soldado Ryan». En el videojuego, tenía un motor gráfico de última generación en aquel entonces (que era el i-Dtec 3, de los creadores de Dumb, seguro que os suena), era un motor gráfico muy potente pero que nunca se había puesto al servicio de lo que era un videojuego de la segunda guerra mundial.


Esta es la tercera entrega de Medal of Honor, pero las dos anteriores fueron en consola (que los siento consolores, pero sabéis que los gráficos nunca los habéis podido comparar a los de un PC, ¿verdad?). Los gráficos en PC, con una buena tarjeta gráfica, eran la leche. Yo tenía suerte de tener una de esas tarjetas gráficas, creo que por aquel entonces era una Radeon 9750 (pues, era tecnología de punta). Bueno, esos efectos de iluminación, de partículas, las caras, el texturizado, el número de polígonos que llevaban los personajes eran increíbles.


Steven Spielberg metió mano en el juego hasta el punto de que hay una escena, en concreto el tercer capítulo del videojuego, que es una réplica casi exacta de la escena del desembarco de Normandía. O sea, vivir la escena del desembarco de «Salvar al soldado Ryan» en un juego en primera persona, eso era épico. Estábamos todos en la pandi literalmente alucinados con lo que había conseguido este videojuego, aparte del rollo de recorrer bam bunkers matando nazis (pues es algo que siempre desestresa mucho).

Además, la guinda del pastel la puso el apartado multijugador. Yo nunca he sido un gran amante de los juegos multijugador, hoy en día prácticamente ni los toco (no tengo tiempo para eso); pero en aquel entonces era como una revolución. Este multijugador fue de esos en los que todos los de la pandilla nos juntábamos y pegábamos unas viciadas ahí, jugando en cooperativo o machacándonos entre nosotros. Era una gozada jugar en esos escenarios, teniendo siempre como referencia la película de «Salvar al soldado Ryan» y la posterior serie que sacó también junto a Tom Hanks (verdad que conoceréis también de «Hermanos de sangre», que seguramente le hagamos un hueco aquí también).

Así que, ahí tenéis la recomendación. ¿Queréis un juego retro ahora? Quitadle el polvo y ponedlo a correr en vuestros ordenadores, que va a correr de lujo. Pues, «Medal of Honor: Allied Assault».


[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.


Bien, pues llega el momento de la herramienta digital recomendada. Hoy os traigo una que tiene que ver con redes sociales, se llama «TweetDeck». ¿La conoces?


Bueno, TweetDeck lleva conmigo añísimos, porque yo no sé desde cuándo me marqué en Twitter. Seguramente desde los primeros compases de su lanzamiento me enganché a esa red social y, bueno, a lo largo de los años he tenido la oportunidad de gestionar muchas cuentas, tanto la mía personal (que ya sufrió una migración, tuve que cambiar de una a otra) como varias cuentas de empresa de las que he dirigido. Al día de hoy todavía sigo llevando unas cuantas cuentas a nivel personal, o por lo menos monitorizándolas (aunque no me encargue yo de programar todo).


Entonces, ¿cómo te ayuda TweetDeck, o por qué me enamoré yo de esta herramienta en su momento?

La novedad de TweetDeck era que tenía un sistema de gestión en columnas, lo cual es súper útil. Es decir, en una interfaz (ya fuese en el escritorio o en una aplicación que tenía para Android) tú tenías una columna por cada elemento de Twitter que te interesara. Por ejemplo, puedes tener solo una columna de menciones por tu nombre de usuario, una columna solo de respuestas, una columna solo de mensajes directos, una columna siguiendo un hashtag en concreto. O sea, realmente muy potente y muy cómodo para organizarte la timeline.


¿Qué pasa? Pues que hace unos años Twitter con su política de «menos es más», o más restricciones es menos problemas para ellos, no sé si estáis al tanto pero empezó a restringir lo que es su App y los toques daba con su App; entonces todo ese ecosistema de desarrolladores que había por internet creando Apps específicas para Twitter, con funcionalidades extras que no tenía la herramienta de Twitter, esos desarrolladores vieron como de repente tenían que ir cancelando sus herramientas porque Twitter les estaba cortando el grifo. Entre estas herramientas afectadas, pues TweetDeck fue una de ellas. 

Era una herramienta standalone, que tenía su propia aplicación de escritorio que te podías descargar (además de la de Android). Twitter en este caso se ve que sí vio algo de potencial, porque realmente (y no nos engañemos) Twitter está muy bien como red social (claro que sí, no digo lo contrario); pero sus herramientas dejan bastante que desear, por eso hay tantas herramientas de terceros intentando facilitar esa interfaz. Entonces, TweetDeck, en vez de ser forzada a ser cancelada por Twitter, lo que hizo Twitter fue comprarla: absorbió TweetDeck y se convirtió TweetDeck en una marca de Twitter. Entonces, digamos que es la herramienta oficial de Twitter para gestionar multicuenta, aunque no la promocione Twitter como tal (porque tampoco le da mucha vidilla). Se cargó las aplicaciones de escritorio (tanto de Windows como de Android), pero hoy en día todavía la puedes seguir usando como aplicación en el navegador. O sea, puedes meterte en el navegador en tweetdeck.com, loguearte con tu cuenta de Twitter y luego añadir todo el resto de cuentas que quieras. Te va a servir tanto si es para gestionar tu cuenta personal, como si necesitas gestionar 3-4 cuentas de empresas.


En una vista horizontal, con scroll horizontal bastante funcional, vas a poder manejar todos esos timelines, hacer retweets de un mismo tweet digamos de una manera más sencilla, incluso programar los tweets. Ralamente, de momento, y hasta que se les ocurra quitarla del mapa, te recomiendo que le eches un vistazo porque está muy bien. Yo ya no sé vivir sin ella.

Bueno, espero que os haya gustado. Os recuerdo que vosotros también tenéis voz en este programa y que usando el hashtag de #pecadoresdigitales y mencionándome a mí (@seomental) podéis proponerme vuestros pecadillos, para incluirlos en los próximos programas.

Hasta aquí la herramienta: TweetDeck. Apúntalo, tweetdeck.com


[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.


Llegamos al momento de mi profesional digital recomendado. Hoy es alguien (bueno, como va a ser siempre en este programa) especial. Se trata de mi socio, de mi compañero, de mi amigo Luis Villanueva.

Si estás metido en el sector de marketing digital, SEO, etc., no hace falta que te lo presente, ya sabéis quien es Luis: una de las personas que nos representa el SEO de habla hispana por todo el mundo (no solo en España, sino también en Latinoamérica). Es un emprendedor nato (bueno, un emprendedor en serie, un hervidero de ideas), una persona con muchísimo talento, muy profesional, le encanta su trabajo (es un apasionado de su trabajo); pero una de las cosas que más me llama a mí la atención de Luis es primero su humildad y segundo su foco, su foco de trabajo que no está en sí en el propio trabajo. Para Luis, siempre lo más importante son las personas. Siendo un empresario joven (porque lo es), que tenga estos valores tan claros a mí me hace creer en el futuro. Así que, tengo mucha suerte de tenerlo como compañero, como amigo y como socio. Aquí os lo traigo de compañero digital invitado, para que os cuente un poquito más sobre él y a ver qué nos confiesa.


[Habla Luis Villanueva]

¿Quién soy y qué cargo tengo? Pues, bueno, soy Luis Villanueva, socio y SEO manager en Webpositer, también socio de otras empresas como Webpositer Academy o SEOBOX, todas ellas se dedican al mundo online, cada una desde una perspectiva diferente.

Por ejemplo, en Webpositer nos dedicamos a ayudar a nuestros clientes a que en sus proyectos web obtengan clientes a través de los buscadores, para finalmente convertirlos en esas ventas o en esos objetivos que cada uno tenga con su proyecto web. Resumiendo, atraemos a través de internet sus potenciales clientes.


¿Una pasión personal? Pues por supuesto que el fitness. Igual que digo que estamos trabajando y en nuestro trabajo tenemos la suerte de que cultivamos nuestra mente, pues en el apartado personal hay que cultivar el cuerpo, que también nos trae muchísimos beneficios importantes.


¿Una pasión profesional? Por supuesto que el SEO por realmente, para una persona hiperactiva como yo, tiene casi todo lo que hace falta, que es: experimentación, descubrir mundos nuevos, afán de superación, constante aprendizaje y, al final, tiene muchísimas cosas todas juntas que son para gente que estén en constante movimiento.


¿Un pecado digital confesable? A modo de película, te diría «Avatar», que es mi película favorita porque transmite muchísimas cosas.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.


Bueno, pecadores y pecadoras digitales, se acaba este glorioso día, se acaba este tercer episodio de Los 7 Pecados Digitales by SEOmental. Espero que os haya gustado, espero que lo hayáis disfrutado como yo mientras lo grababa, y que os haya calado alguna de estas reseñas para que tengáis ideas frescas a la hora de elegir vuestro próximo entretenimiento. Para mí sería un honor que las tuvieseis en cuenta.


Ya sabéis, os recuerdo que todos tenéis voz también en este podcast. Vuestros pecados  digitales son tan confesables como los míos, y solo tenéis que ir a mi perfil de anchor.fm/seomental o seguirme en Twitter @seomental y utilizar el hashtag de #pecadoresdigitales. Ahí me podréis dejar vuestros pecadillos para que yo los tenga en cuenta en los siguientes episodios y compartirlos con el resto de la comunidad (que cada día, y a pesar de llevar solo 3 programas, ya somos más).

Muchísimas gracias por estar allí. Nos vemos en el siguiente. Adiós.


[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Descárgalo
Presentado por
Iñaki Tovar

Creativo y Estratega Digital con ganas de darle un buen bocado al mundo. Emprendo en serie y en serio y estoy deseando escuchar tus ideas.

Únete a la conversación

Otro episodios interesantes

Episodio 3