Episodio 5: Made in Spain VOL.1

Reproducir episodio

Hoy me centro en algunos de mis mejores pecadillos digitales «made in Spain» donde contamos con talento a raudales:

  • Libro: La vida sale al encuentro de José Luis Martín Vigil
  • Peli: Lucía y el Sexo de Julio Medem
  • Serie: El Planeta Imaginario
  • Tema musical: Héroes de la Antartida de Mecano
  • Vídeo Juego: Commandos: Behind Enemy Lines de PYRO Studios
  • Pecador Digital Invitado: Francisco José Molina Castillo
  • Herramienta Digital: Metricool
  • Profesional Digital Recomendado: Rubén Alonso

Aquí el trailer del episodio en vídeo:

Aquí va la transcripción completa:

Bienvenido/bienvenida a Los 7 Pecados Digitales by SEOmental. Soy Iñaki Tovar, soy CEO en la agencia SEO Webpositer y este es tu podcast dominguero, cada domingo por la tarde lo vas a tener aquí esperándote en todas tus plataformas de podcasting preferidas.

Lo que te voy a contar siempre es mis recomendaciones, mis pecadillos digitales, en este confesionario que tengo. Es decir, pues un libro para recomendarte, una canción, una peli, una serie, un videojuego y además siempre os voy a traer (como no puede ser de otra manera, y debido a mi trabajo, mi otra gran pasión: el marketing digital, el SEO, el CRO, el growth hacking) una herramienta de una de estas disciplinas que a mí me sirva en el día a día, y también os voy a traer un profesional digital recomendado que me haya inspirado, que me haya influenciado. Vosotros también vais a tener voz, en forma de pecadores digitales invitados a este confesionario digital, donde vais a poder precisamente eso: dejar vosotros también esa peli, esa serie, ese videojuego, ese libro, esa canción que os ha influenciado en vuestra vida y que queráis compartir con la audiencia de los 7 pecados digitales.

Así que este quinto programa ya que llevamos (quinto, madre mía, cómo pasa el tiempo), o sea, claro, llevamos un mes de confinamiento y esta es la quinta semana, pues quinto episodio. Para algo sirve el confinamiento, para dejar rienda suelta a este lado creativo que yo creo que todos, de una manera u otra, llevamos dentro. Buenos, eso es bueno, por lo menos es un poco de tiempo de regalo que tenemos para hacer estos proyectos alucinantes paralelos (como os dije en el primer programa).

¿De qué va el programa de hoy? ¿Qué te vas a encontrar? Pues hoy las 5 recomendaciones que yo te voy a dar van a tener que ver con España: van a ser todas de origen español, nacidas aquí en nuestro territorio porque aquí tenemos talento tanto, por supuesto, en literatura que os voy a contar, con todos clásicos; es que también tenemos muy buenos talentos en videojuegos, tenemos talento en compositores y en artistas (no hace falta decirlo) y también, pues qué voy a decir, de series y películas (aunque ahí espero sorprenderos). Además, los invitados (tanto el pecador digital invitado como el profesional digital invitado) estoy seguro de que os van a aportar mogollón.

Así que, lo he dicho, sabes que nos puedes seguir en las redes sociales con el hashtag #pecadoresdigitales, a mí me tienes como @seomental en Twitter (y por todos lados, básicamente). Si me quieres mandar tu pecado digital, ya lo puedes hacer a través de mi blog (seomental.com), a través del perfil de anchor.fm/seomental y dejar allí directamente tu audio, que yo te voy a meter aquí en este podcast y te voy a dar tu tiempo porque tus recomendaciones también me importan a mí.

 Así que, sin más, damos paso a este quinto episodio de los 7 pecados digitales. Nos Vemos dentro.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, pues, comenzamos los siete pecados digitales de hoy con un libro que ha marcado mi vida de una manera muy importante, puesto que gracias a él me llaman como me llaman: Iñaki. El libro es: «La vida sale al encuentro», de José Luis Martín Vigil.

Os voy a contar un poco primero la historia de por qué mi nombre viene de ahí. Bueno, el protagonista del libro se llama Ignacio, Iñaki para sus amigos. Mi madre leyó este libro en su adolescencia, era un libro que se publicó en 1960 y le marcó mucho, le encantó el protagonista. Ella pensó «cuando tenga un hijo, le voy a poner Iñaki, o lo voy a llamar Iñaki«. Aunque mi nombre real, de carne e identidad, es José Ignacio, y el nombre por el que mi padre me interpela si alguna vez se cabrea («¡José Ignacio Tovar Fernández!«), como pagarán muchos; pero desde bien pequeño siempre me han llamado Iñaki. Así que ya sabéis por qué y de donde viene mi nombre.

Bueno, yo acabé (por supuesto) leyendo este libro cuando mi madre me contó la historia. Es un libro que no es indiferente, te marca. Te marca porque es un libro se puede sentir desfasado hoy en día (la juventud de hoy en día pues no se puede imaginar a adolescentes de 15 años de rodillas, rezando frente a la cama; que es algo que sale en este libro), pero sin embargo hay valores que me parecen inmutables, en este libro (como la amistad, como la lealtad, como el amor prohibido, como el dolor, la muerte, la afectación de la muerte temprana).

En fin, es que es un libro que toca mucho, es como las historias estas de los adolescentes de Stephen King que hemos visto en libros como «IT» o en películas como «Súper 8», o en series como «Stranger Things». Pongo referencias modernas, pero todas vienen de libros de este estilo, donde hay una relación, hay un protagonista que se llama Iñaki que está estudiando en un colegio de jesuitas. Entonces, tienes por un lado toda la parte de su aprendizaje, las travesuras, las pillerías, los dramas también que se suceden a esas edades, tienes una figura protectora que aparece todo el rato por detrás, que es el Padre Urcola, que es un alter-ego del propio autor, que él estuvo metido en la compañía de los jesuitas durante gran parte de su vida y fue religioso (aunque luego lo dejó, luego cuando murió volvió a querer volver a entrar). En fin, hay mucho del autor en este libro, que también era ingeniero naval y, por lo tanto, sabe mucho de la mar. Este libro está repleto de metáforas de la mar.

Aparte de esos valores y de esas historias tan bonitas de amistad y de drama familiar, tenemos una historia de amor de fondo, una historia (como les decía) un poco de amor prohibido porque es con su prima-hermana. Pero bueno, es un libro que, de verdad, leyéndolo hay matices de emoción en cada página, te puedes llegar a sentir identificado (sobre todo los que sois de la quinta, similares a la mía, de la quinta del 78) en muchas cosas. De verdad que es una lectura refugio, donde te puedes sentir al abrigo de ese calorcito de lo tradicional y de los valores que, ya os digo (como os he dicho al principio) que deberían permanecer inmutables para siempre: amor, lealtad, familia.

Así que, te lo vuelvo a repetir: «La vida sale al encuentro», de José Luis Martínez Vigil, dedicado (yo, en esta ocasión) a mi madre, por haberlo traído a mi vida.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Un remanso de aguas oscuras bajo la luz de la luna; una ventana que se abre en una casa encalada de blanco a laisla de Formentera, una pareja que se enrolla a la luz de la luna.

[Suena diálogo de película]

 Oye, quiero hablar contigo. He leído tu novela… varias veces y… también te conozco de seguirte por la calle, sin que me veas. He decidido… es porque estoy completamente enamorada de ti.

– ¿Cómo te llamas?

– Lucía.

Os prometo que solo escuchar solo escuchar esta breve escena de la peli, que ya mucho de vosotros habéis adivinado que es «Lucía y el sexo», de Julio Medem, es escuchar esa escena de Lucía con esa declaración de intenciones, porque, hasta ese momento, la película no sabéis muy bien de qué va. Con los tráileres de la época, uno se esperaba una peli española subidita de tono, con mucha escena erótica y, a lo mejor, algo gracioso; y no tenía nada que ver con lo que te encontrabas luego en la sala. Te encontrabas con un Julio Medem que es santo de mi devoción, o sea, uno de mis directores de cine de todos los tiempos y a nivel mundial. Y sí, es español, como todo lo que tenemos hoy en el programa.

Julio Medem aquí borda una historia de amor con tintes mágicos y surrealista que consiguen transportarte, que es algo que siempre se agradece que consiga cualquier contenido creativo. Transportarte a ese cuento lleno de ventajas que le cuenta Lorenzo a Lucía y también a la otra protagonista femenina que está inconmensurable, que es Najwa Nimri . O sea, Najwa Nimri y Paz Vega hacen dos papelazos aquí y es imposible no enamorarse de las dos, de su personalidad, de sus voces; bueno, y Tristán Ulloa (el protagonista masculino) junto a Javier Cámara (que hace un poco de refuerzo cómico por detrás). Este trío protagonista de Tristán, Paz Vega y Najwa son una delicia, son una delicia igual que la banda sonora del talentoso y maravilloso Alberto Iglesias, que es otro de los grandes compositores que tenemos aquí en España, y a nivel mundial también, ¿por qué no decirlo?

De Julio Medem no pasará solo esta peli por aquí, porque se merece una mención aparte «Los amantes del círculo polar», seguro que la tendréis aquí en el programa más pronto que tarde. Pero ¿qué decir entonces sobre «Lucía y el sexo»? ¿Por qué me impactó tanto y por qué te la recomiendo? Pues porque es una historia de amor atípica, porque conlleva un drama humano dentro que no te esperas, no te esperas y te destroza cuando llega, y te hace empatizar muchísimo con los personajes. Hay algunas frases que para mí se han quedado ya, para siempre, como «era una sirena como la copa de un pino«, cuando Lorenzo le está contado el cuento a su hija; o cuando se pone a escribirle por chat a Najwa Nimri para consolarla por una fuerte pérdida que hay en la película y se pone a contarle la historia esta del cuento lleno de ventajas, que te caes por un agujero y acabas apareciendo en mitad del cuento (y esa es la principal ventaja).

Bueno, en fin, de verdad que… Seguramente me la ponga yo esta tarde, porque es imposible estar escuchando estos acordes, acordarme de estos personajes y de esta historia tan… Ay, qué buena que es, en serio. No quiero generar mucho high; pero, si todavía no la habéis visto, haceros un favor y ponedla sin ningún tipo de expectativa. Es verdad que no es para todos los públicos, no solo por las escenas eróticas (que están hechas con un gusto exquisito), sino porque, igual que tiene momentos muy bonitos y muy dulces, también tiene algún momento duro.

En fin, «Lucía y el sexo» de Julio Medem, mi pecado digital fílmico para ti hoy.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo de serie]

Está amaneciendo en el planeta imaginario, y ya se va disipando la niebla que lo envolvía. Mook ha estado contado a Flip y a Martin todo lo que oyó decir a la vieja Morgana. Por eso protegen la puerta de la biblioteca galáctica, ya que encierra en su interior un tesoro de más de 10 mil libros.

Se trata de impedir la entrada a los… dulces vampiros.

Con una intro así, aseguro que no os imagináis que la serie que os traigo tiene que ver con un programa para niños; pero seguro que escuchando esta música os suena.

[Suena música]

¿Verdad que sí? Esta canción es «El Arabesque», de Debussy, y servía de sinfonía para el programa «El planeta imaginario». Menuda joyita, menuda joyita que teníamos en el 84, por ahí fue cuando empezamos a verlo en televisión española. Aunque el programa tuvo 3 temporadas, las 2 primeras fueron en catalán porque era un programa de producción catalana, creado por Miquel Obiols. Para la tercera temporada ya fue en castellano y la pudimos disfrutar en todo el circuito y, en principio, la ponían los jueves por la tarde o los sábados por la mañana, al final la acabaron poniendo el lunes por la tarde. Tuvo muchos cambios de horario que la hacían estar en sitios que no te esperabas, y en sitios tempestivos, un poco siguiendo el hilo de este programa. Ya os digo, como se vendía como programa infantil, luego en un primer vistazo no lo parecía.

Era un programa (no sé si lo recordáis alguno de vosotros, espero que sí) cuajado de imaginación, desde la propia intro que era formando las letras de «planeta imaginario» (la P, la L…), donde cada una de las letras salía representada de manera individual con una creatividad, con una manualidad distinta. Eso ya asentaba un poco el tono de lo creativo del formato. Luego, pues nos narraba la historia de una protagonista que vivía en un planeta imaginario, que dormía en una cama de metra quilato transparente, que tenía un amigo imaginario, que había profesores locos y, sobre todo, había muchísimas influencias de autores como Lewis Carroll con «Alicia en el país de las maravillas», con «El principito», influencias incluso del propio George Méliès con «El viaje a la luna» (¿os acordáis de la escena esa famosa del cohete que se incrusta en la luna que parece hecha de queso derretido?). Pues, ese tipo de imaginaría era la que nos encontrábamos en este programa.

A los niños de aquella época, pues nos contaban a través de clips, de mini-cortos, ya sea con imagen real o… Yo, sobre todo, recuerdo con mucho cariño, e incluso con un poco de miedo, algunos de estos mini-clips, de estas historias que se encontraban dentro y que estaban hechas con muñecos, con marionetas que tenían una factura técnica que a mí me crispaban los nervios. Recuerdo la historia de una bruja en un paisaje nevado que, a través de una ventana, iba llamando a la niña de una cabaña y se aparecía ahí con una túnica roja y con unas manos enguantadas en blanco. Me ponía los pelos como escarpias.

También recuerdo historias hechas con muñecos de plastilina; pero historias que, ya os digo, no eran para todos los públicos, porque yo tengo ahora mismo en mi mente la imagen de un tigre de plastilina arrancándole la cabeza a un tío, sacándosela de un cuello que se estiraba y se estiraba. Es verdad, no era gore; pero era muy visual, eso como niño me acuerdo que me impactó muchísimo. Desde luego, gran parte de la vena creativa que yo llevo dentro se la debo a este programa y a la inspiración, y a las neuronas que conectó dentro de mi cerebro infantil en aquella época, que fueron muchas, tanto por las historias, como por los formatos, como por la música. Ese ambiente que te envolvía y que te hacía estar deseando esperar a que llegase el siguiente episodio.

Así que, todavía lo podéis encontrar por ahí, en canales del recuerdo de YouTube, incluso en rtube.es creo que tenéis algunos. Buscadlo: «El planeta imaginario». Si os atrevéis, se lo ponéis a vuestros hijos. Venga, vamos a por el siguiente pecado digital.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Vamos con el pecador digital invitado de hoy. Ya sabéis que en este podcast siempre quiero daros voz y que vosotros, pecadores digitales que estáis escondidos por todo el mundo, acudáis aquí también a confesaros.

Hoy os traigo a un gran amigo, uno de mis mejores amigos desde la tierna infancia. Él es Francisco José Molina Castillo. No sé si os acordáis en el primer programa, que os hablaba del juego de «Monkey Island», uno de los primero juegos con los que yo tuve la oportunidad de sumergirme en ese mundo digital del ocio, y fue de la mano de fran. Él tenía en su casa un venerable Amstrad CPC 128ks, tenía juegos, tenía altavoces, tenía una mami maravillosa que nos preparaba unas pizzas para merendar que daba gusto. Así se pasaban las tardes entre juego y juego, tanto el de rol de toda la vida con los dados, como los videojuegos. Entonces, fran ha influido tremendamente en este Iñaki frikie que tenéis ante vosotros hoy. Por eso está aquí hoy de pecador digital invitado.

Os dejo con él para que se presente y se confiese.

[Habla Francisco José Molina]

Hola, ¿qué tal? Son Fran Molina. Quería darle gracias a Iñaki por permitirme participar en esta sección de pecadores digitales. Os cuento quién soy.

Yo soy profesor de marketing en la Universidad de Murcia y también, desde hace ya tres años, también soy podcaster igual que Iñaki (en concreto en la red de milcar.fm). Tengo un podcast sobre innovación, ya que es una de mis pasiones, que se llama «eureka» y, dado que trabajo en el mundo académico, también desde hace un par de años tengo un podcast llamado «cumlaude» que va precisamente sobre todo este mundo académico. Y, como me encanta el mundo de la tecnología, y en particular los productos de Apple, también soy uno de los miembros integrantes del proyecto Macintosh desde hace meses. Además, me apasiona mucho el tema de la productividad, GTD y gestión del tiempo.

Pero, bueno, yo vengo aquí a contaros un poquito cuál es mi pecado digital confesable. El que quería contaros es, en concreto, las máquinas retro o el «retro árcade». Me trae muy buenos recuerdos de cuando era más joven y, de hecho, he compartido muy buenos momentos con Iñaki en estas reuniones cuando nos juntábamos para jugar al futbolín y a los billares, y en concreto pues a esas máquinas árcades.

Uno de los juegos que guardo con mucho cariño en mi memoria es el Golden Axe. Era un juego muy sencillo, donde había que elegir entre tres personajes: Ax Battler (que era un bárbaro, muy similar al conocido Conan), una rápida y letal amazona que era Tyris Flare y un enano, un enano que era  Gilius Thunderhead. Cada uno de ellos tenía una bondades, unas peculiaridades a la hora de enfrentarse a tus enemigos, y tenían un poder especial, usaban una magia que provenía de unas pócimas que iba recogiendo en cada una de las misiones y, además (esto es muy interesante), podías usar animales mitológicos para montarte sobre ellos y luchar contra todos tus enemigos.

Las fases finales de lucha con esos monstruos eran muy difíciles. Recuerdo haber compartido buenos momentos con Iñaki y con otros amigos, debatiendo cuál era el truco ideal para conseguir derrotar a ese enemigo final.

Este es mi pecado digital confesable. Supongo que a partir de ahora seré un pecador digital más. Termino igual que empezaba: dándole la enhorabuena a Iñaki por esta iniciativa. Como siempre le digo, todo lo que toca se convierte en oro y no me cabe ninguna duda que esta iniciativa que acaba de poner en marcha llegará muy lejos. Mucha suerte, Iñaki, y gracias por permitirme participar.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo]

18 de enero de 1912, el capitán Scott, acompañado de Evans, Wilson, Bowers y Oatesalcanza el Polo Sur, pero fracasa en la hazaña de ser el primero. Sobre el punto de latitud cero, ondea ya la bandera noruega del explorador Amundsen. Exhaustos y fracasados, emprenden el regreso.

Vaya intro, vaya intro para un tema musical. Hoy sabéis que el programa va de Made in Spain y en el tema musical (que podrían ser tantos, por eso le he puesto el apéndice también de «volumen 1», igual que al episodio de «Maestros del Terror»), madre mía, Mecano.

O sea, no me negaréis la capacidad narrativa que tiene esta canción. Yo de verdad os prometo que, cuando era pequeño, con mis hermanas teníamos la cinta original (o la de gasolinera, ya no lo sé). Teníamos la cinta, y esta canción la escuchaba una y otra vez, una y otra vez, pero en bucle, porque no era solo una canción, era una historia con dramatización, o sea, con esa intro, con un narrador. Luego, la letra no es una letra con estribillos sin más, o sea, es una historia que se desarrolla, y encima una historia real y, os digo, una historia dramática, que te tocaba la patata.

La historia de «Los Héroes de la Antártida», de «esos perdedores» olvidados que llegaron como segundones detrás de Amundsen y, bueno, que luego se perdieron en las nieves blancas de la Antártida, para siempre. Aunque gracias, entre otras cosas, a esta canción de Mecano, pues chavales de mi edad (cuando se publicó esta canción) conocimos esa historia y nos interesamos por el tema.

Mecano supone todo un hito en la música española contemporánea. De hecho, el primer concierto al que yo fui en mi vida fue a un concierto de Mecano, en la Plaza de Toros de Murcia, fui con mis padres por aquel entonces, cuando estaba de moda la canción de «El 7 de septiembre, nuestro aniversario «y flipé, en verdad que flipé.

Sin duda este tema me ha influenciado para bien. Yo lo he vuelto a redescubrir ahora, ya de cuarentón, gracias a mi mujer, a Rut, que le encanta Mecano y de vez en cuando los fines de semana pone canciones de ellos y digo «¡ostra!«. Y, de repente, sonó esta melodía y dije «¡madre mía!«, no me acordaba, con la que hemos pasado tú y yo juntos con esta canción, Mecano, madre mía. De hecho, gran parte de mi interés por el tema de las dramatizaciones sonoras y de estos mundos y universos sonoros en los que estoy sumergido vienen por influencias como esta.

En fin, no os la dejo entera la canción, pero sí que os invito a que vayáis a buscarla ahora mismo a YouTube o a vuestro Spotify, o a lo que tengáis. Escuchadla entera porque es que es emocionante, con todo el significado de la palabra. Que la disfrutéis.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo]

Nuestro plan: crear una unidad especial, con un puñado de hombre excepcionales, hombres preparados para manejar toda clase de armas y equipamiento, hombres dispuestos a golpear al enemigo en las misiones más peligrosas, hombres capaces de cambiar el curso de la guerra. Estos hombres estaban destinados a hacer historia.

Bueno, sonaba esta intro al estilo Equipo A, ¿verdad?, de «un equipo de hombres especiales, preparados para hacer algo memorable«. Este era el juegazo de PYRO Studios, publicados por Eidos Interactive (a los más retros se les tiene que poner los pelos de punta al escuchar el sello «Eidos Interactive» como sello de publicación de videojuegos). Este videojuego era: «Comandos: Tras la línea enemiga» o «Behind Enemy Lines».

Corría el año 1998 cuando una empresa española modesta como PYRO Studios venía y, de repente, se marcaban la creación de un nuevo género de videojuego que traspasó nuestras fronteras. O sea, era un videojuego de táctica en tiempo real, donde tenía de verdad que utilizar estrategias técnicas de sigilo y coordinar las acciones de los distintos miembros de tu equipo de comandos, que eran 5 personajes, cada uno con unas habilidades muy especiales y con las cuales tenías que infiltrarte tras la línea enemiga alemana para boicotearles y hacer tácticas de guerrilla.

Quién no se acuerda de ese elenco de voces que teníamos en la versión española y que quedaban marcadas en nuestra memoria. Incluso hoy en día seguimos utilizando algunas, por lo menos la gente tan carca como yo seguimos utilizando algunas de las expresiones que se acuñaron en este juego. Os voy a poner un fragmento de ese doblaje español del video juego, a ver si  os recordáis.

[Suenan voces]

– ¿Qué más?

– ¿Y por qué no lo intenta usted, jefe?

– Oki doki, voy para allá. Ahora mismo. Muy bien. ¡Por fin algo de acción!

–  Todo está hecho, jefe. No problemo, jefe. ¡Joder, esto empieza a tener mala pinta!

Pues, como os decía, frases emblemáticas, el «no problemo», «todo está hecho, jefe» o el «oki doki» que yo (sí, lo sé, soy un poco frikie lamentable) lo sigo usando a diario, y es que lo voy a hacer.

En fin, «Comandos: Tras la línea enemiga». Ya os digo que no solo tras la línea enemiga, sino tras nuestras fronteras. El juego creó escuela, fue un exitazo a nivel mundial. Ese sistema tan original y tan peculiar de controlar a tus personajes y, bueno, esa inteligencia artificial, que para ser del 98 no estaba nada mal. Eran 20 niveles los que tenía el juego, iban in crescendo de dificultad. Luego hubo secuelas y segunda y tercera parte, incluso este mismo año ha habido una versión re-master en HD, con nuevas texturas, interfaz y tal, le han dado un remojado muy bueno. Pero, claro, ese regustillo de los pixeles de antaño, contra eso no se puede competir.

Yo recomiendo que le echéis un vistazo, si queréis un juego retante, si os gustan los juegos de la segunda guerra mundial, porque no os va a defraudar, de verdad.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, llega el momento de la herramienta digital recomendada de hoy, y va a ser otra que tiene que ver con redes sociales: Metricool.

Metricool. Vaya, mi historia con Metricool también viene de lejos, y es que las herramientas también tienen su parte personal: cuando te encuentras con ellas y cómo acaban anclándose en tu vida de alguna manera. Yo a Metricool la conocí gracias a sus creadores, a Juan Pablo y a Laura, que los conocí en un quondos record, que es un evento muy grande que se hacía en Alicante, organizado por mi súper compa y amiga Isabel Romero; bueno, un evento de 24 horas en el cual conocías a gente muy nueva y nos emanábamos todos en esas madrugadas. Entonces, ahí conocí a esta pareja tan singular que me contaban que tenían esta herramienta para gestionar redes sociales. En aquel momento era, literalmente, una starapp súper insipiente pero con mucho talento que ya apuntaba a maneras.

Como siempre, cualquier herramienta que yo os recomiende aquí no tiene ningún interés comercial por ningún tipo, ni de comisiones, ni de rollos. O sea, lo que recomiendo aquí es porque es bueno y porque lo uso yo en mí día a día. En este caso, Metricool lo usamos en la agencia, en Webpositer, para gestionar todas las redes sociales y yo, personalmente, las mías también (las de SEOmental las gestiono con esta herramienta). Se nota que tiene mucho mimo el desarrollo.

Es una herramienta que básicamente te permite analizar tus audiencias en redes sociales, generar reportes maravillosos (sobre todo si te dedicas al tema de Social Media Manager o Community Manager, te viene genial para presentarle estos reportes a tus clientes). A mí, sin duda, lo que más me gusta es la oportunidad de poder programar. Además, programar mis contenidos en las horas que sé que más gente, más audiencia potencial, está viendo esta red social en ese momento. Tiene una cosa genial para Instagram, que es que te permite tener tu propio árbol de enlaces, ya sabéis lo típico de «link en la bio» en Instagram, pues aquí no tienes que ir actualizando el link de la bio: actualizas la página que te provee Metricool y, a través de una serie de sumas y tal tienes todos los enlaces que te interesa que la gente pueda clickear, van desde tu bio a esa única página donde está tu concentrador de enlace. La verdad es que es una idea genial.

Así que te recomiendo que, si no la has probado, le eches un ojo, que merece mucho la pena: metricool.com

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, vamos con la sección del profesional digital invitado. ¿A quién os voy a recomendar hoy? ¿Quién me ha influenciado en mi vida profesional positivamente? Pues Rubén Alonso.

Rubén Alonso, que es un bloguero re-domado (de hecho, es la palabra que mejor le define). Aunque está especializado en posicionamiento web, en SEO (a lo que nos dedicamos nosotros en Webpositer), Rubén sobre todo es una inspiración para todos aquellos que tienen un blog, o que tenemos un blog, y es un auténtico growth hacker. O sea, él pilota desde la programación hasta el diseño. De hecho, acaba de lanzar hasta su propio plugin para WordPress, es una máquina el tío.

Además, es una bellísima persona. Yo lo conocí en un evento, que casi todos nos conocemos gracias a estos eventos. Ya había oído cosas de él, había escuchado algunas de sus movidas en el Marketing Today (que es la iniciativa que tenía, un poco humorística, junto con otros compañeros), la verdad es que me destornillaba de risa con él. Cuando lo conoces de cerca te das cuenta de lo humano, de lo personal, de lo humilde que es este bloguero de Guadalajara y, sobre todo, te das cuenta de lo mucho que tiene que enseñar.

Así que, no me enrollo más. Os dejo que él mismo se presente y, además que se confiese: que confiese esos pecados digitales aquí a nosotros. Adelante, Rubén.

[Habla Rubén Alonso]

Bueno, antes que nada darte las gracias, Iñaki, por dejarme salir aquí. Me parece una pasada, de verdad, lo que he escuchado me ha encantado, así que enhorabuena.

Yo soy Rubén Alonso, soy el blogger de miposicionamientoweb.es, que es un blog en el que hablo sobre SEO, blogging y Marketing Digital en general. Bueno, pues realmente no llevo clientes ni nada, de lo que vivo es del blog directamente. Principalmente, hago mucho marketing de afiliación, también publicidad. Aparte, gracias al blog he participado en algún master o en alguna charla. A las charlas siempre me gusta darles un toque de humor (bueno, en general a todo me gusta darle un toque de humor). Me gusta mucho el humor, no concibo la vida y todo lo que hago sin humor.

Bueno, como pasión personal yo diría que me encanta el cine y la lectura. Me puedo tragar el mayor bollo sobre la faz de la tierra en cine solamente por ver cómo está hecho, me encanta. No soy ningún erudito en el tema, ni mucho menos, pero disfruto viendo películas, largometrajes, cortometrajes, publicidad, lo que sea, me mola mucho. Lectura, sobre todo, porque me desinhibe también de la realidad, me gusta mucho desconectar: cuando enganchas un buen libro, creo que desaparece todo. También me gusta leer sobre novelas, ciencia ficción, cosas así que no tengan nada que ver con SEO, marketing, ni nada.

Una pasión profesional que tengo sin duda es el blogging, si no me gustase no lo haría. Sobre todo lo que me gusta del blogging, me encanta, es analizar qué puedo hacer para resolver una búsqueda que tenga relación con mi blog (claro) y ver cómo lo hago, ver cómo avanza, ver si se posiciona o no, etc. Me gusta mucho, me gusta mucho además eso: juego con el blog, me gusta mucho jugar con el contenido, me mola, se me pasan las horas.

Como pecado digital confesable tengo que reconocer que descubrí que Sergio (escuché a Sergio en otro episodio) tenía el mismo y, bueno, yo soy mileniano de toda la life, vamos, llevo escuchando a Iker Jiménez  y a Carmen Porter desde hacer años. O sea, yo era de los que estaba deseando que llegase el fin de semana para escuchar la radio, para ponernos (mi mujer y yo) la radio por la noche y escuchar a  Milenio 3, por ejemplo, y también a  Cuarto Milenio  y, lógicamente, ahora que están en YouTube con Milenio Live y todo eso, pues igual me los trago todos. O sea, muy, muy fan.

Pero, bueno, como ese es un pecado que ya se conocía, por darles uno nuevo te digo que ahora un pecado digital que tengo es que me está molando mucho el ASMR. O sea,  es una locura. No sé si lo habéis probado, pero son como sonidos que supuestamente te relajan, a mí me tranquilizan mucho. De hecho, al día de hoy me pongo videos de ASMR, aunque no los vea, para escucharlos mientras trabajo o al final del día antes de irme a dormir. Me mola mucho. Cuidado, que engancha.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, es el momento de la despedida. Ha sido un programa trepidante, a mí me ha gustado mucho grabarlo, espero que tú también lo hayas disfrutado con estas confesiones, tanto las mías como las de los pecadores digitales invitados de hoy. Ya sabéis que tú también tienes voz en este confesionario, que quiero escuchar tus pecados digitales. Por favor, envíanoslos, ya sabéis que nuestro hashtag es #pecadoresdigitales, me tienes en Twitter como @seomental, en mi propia web (seomental.com) me puedes dejar un mensaje, en el perfil de anchor.fm, en fin: todos los canales abiertos para ti.

Ojalá que hoy te haya calado alguna de estas recomendaciones. No será por oferta cultural en España, este especial primer volumen de Made in Spain ha sido muy especial para mí, pero ya tengo en la cabeza como 200 especiales más que quiero hacer, volúmenes de infinidad de cosas, incluso monográficos, de directores, de compositores, de escritores. Por favor, no dejes de darme tu feedback y tus sugerencias, que para mí son lo más importante para mantener el podcast arriba.

Lo he dicho. Disfruta la semana y nos vemos el domingo que viene. 

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Descárgalo
Presentado por
Iñaki Tovar

Creativo y Estratega Digital con ganas de darle un buen bocado al mundo. Emprendo en serie y en serio y estoy deseando escuchar tus ideas.

Únete a la conversación

Otro episodios interesantes

Episodio 5