Episodio 8: Criaturas de la noche Vol.1

Reproducir episodio

En el episodio de hoy nos adentramos en la noche para descubir a una de sus criaturas más míticas y emblemáticas, el vampiro. Cómo diría el propio Drácula «Sé bienvenido, entra libremente y deja parte de la felicidad que traes contigo».

  • Libro: Drácula de Bram Stocker
  • Peli: Entrevista con el vampiro
  • Serie: Mindhunter
  • Tema musical: Sympathy for the devil, The Rolling Stones/Gun’s and Roses
  • Vídeo Juego: BloodRayne
  • Pecador Digital Invitado: Gonzalo Ortuño
  • Herramienta Digital: Hosting de Raiola
  • Profesional Digital Recomendado: Álvaro Fontela
Descárgalo

TRANSCRIPCIÓN COMPLETA     

Hola. Bienvenido/bienvenida a este nuevo episodio de Los 7 Pecados Digitales.

Soy Iñaki Tovar, soy CEO de la agencia SEO Webpositer, y ya sabes que este es el espacio reservado, ese confesionario digital, donde cada semana, tanto yo mismo como vosotros, pecadores digitales invitados, podéis darnos vuestras recomendaciones, vuestras reflexiones sobre fikultura y Marketing Digital.

Ya sabéis que, semana a semana, me esfuerzo por traeros 7 pecados digital, entre ellos un libro, una película, una serie, un videojuego, un tema musical. Siempre también una herramienta digital que yo use en el día a día y un profesional recomendado (un profesional del entorno digital, también, con el que yo haya trabajado y que me haya influenciado).

Hoy se presenta un día sangriento. ¿Te apuntas? Es que la temática de esta noche es de colmillos afilados: Criaturas de la noche, volumen 1.

¡Madre mía! ¿Qué entra aquí adentro? Bueno, pues cualquier bicho peludo, con patas, con colmillos o sin colmillos, de ojos oscuros o amarillos. Las criaturas de la noche, en este primer volumen (sobre todo) va a ir enfocado a tema Vampiros. Tenemos para aburrir, pero lo llamado «Criaturas de la noche» porque igual van entrando otro tipo de monstruitos en esta categoría.

Así que si te apetece escuchar alguna recomendación buena para esta semana o para este domingo por la tarde, pues quédate un ratito.

Te recuerdo que tú puedes participar también. Tus recomendaciones me importan. Simplemente búscame en Twitter como @seomental, busca el hashtag #pecadoresdigitales y déjame un mensaje ahí; en el blog de seomental.com; en el canal de Ivoox, en el de anchor.fm; en Spotify. Donde quieras, me vas a encontrar.

Pecador, pecadora, comenzamos este octavo episodio.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Nos adentramos en la oscura noche.

[Suena diálogo de película]

Esta es una gran oportunidad para ti, Harker; pero tendrás que partir hacia Transilvania de inmediato.

Empezamos con el combo que no podía ser de otra manera.

[Suena diálogo de película]

– Hemos esperado tanto, ¿verdad?

– Podemos casarnos cuando regrese.

Empezamos con el que lo empezó todo.

[Suena diálogo de película]

Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae.

«Drácula, de Bram Stocker».

[Suena diálogo de película]

– Una pregunta, ¿qué le ocurrió, en realidad, al señor Renfield en Transilvania?

– Nada.

Nada en absoluto. Bueno, seguro que lo estáis viendo igual que yo: riendo, con esa caracterización tan maravillosa que le hicieron a Gary Oldman en la peli «Drácula, de Bram Stocker», dirigida por Francis Ford Coppola.


En fin, una auténtica referencia que pone los pelos de punta (como siempre), y un primer combo (como os digo que os traigo), que es: el de la novela de, Bram Stocker, y el de la película, de Francis Ford Coppola.

Es que esto es algo que realmente has visto, seguro, 20 veces en tu vida, ¿no? No es para menos.

Bueno, Drácula, Drácula. Aunque tendemos a pensar que la novela de Bram Stocker (que se estrenó a 1897) es la primera referencia vampírica de la historia, no es así. O sea, Bram Stocker no se inventó la saga vampírica, pero digamos que sí que fue el primero que la hizo realmente famosa.

Bram Stocker, supuestamente, este libro está basado en una serie de entrevistas que tuvo con un filósofo húngaro, y toda la novela está contada de una manera muy peculiar, porque es en formato epistolar. O sea, son todo carta, diarios de los protagonistas, documentos científicos que se van enlazando, de manera que va contando una historia. Muy como al estilo de los videojuegos. Para todos los frikies que me estáis escuchando, que sabéis que cuando estáis jugando un juego de historia, de survival, lo normal es ir encontrándote por el camino locks de audio, locks de video, escritos de los personajes que te van desvelando qué ha pasado; pues esto es un poco lo mismo, este formato epistolar de la novela.

Si no la has leídos (porque es probable que no la hayas leído, porque has visto la peli y piensas que ya sabes todo lo que tienes que saber de Drácula), de verdad te recomiendo que, si puedes, le eches un vistazo a lo que es el manuscrito original. Te va a gustar.

¿Qué decir de la película? Es que la película es de estas que están grabada también a fuego, por lo menos en mi cabeza. De esas que, si alguna vez pillas un fotograma suelto en alguna cadena, pues te quedas y te enganchas a verla otra vez.

Con esta fantástica banda sonora que ponía los pelos de punta, de Wojciech Kilar, un maravilloso compositor polaco que falleció hace unos pocos años y que ha dejado su impronta para siempre. Yo siempre os digo que las películas, para mí, en un 50% son la banda sonora. En este caso, sin duda, se cumple.


A una buena banda sonora le adjuntamos un guión adaptado genial; una estética gótico-gore-retro que Francis Ford Coppola le da con tan buena mano; le damos unos actores, pues ya os digo, Anthony Hopkins, Gary Oldman y luego tenemos a Mina y a Keanu Reeves. Es que me encantan todos, están soberbios en esta peli.


Como todas las grandes historias, al final, «Drácula» es una historia de amor: la historia a tres bandas (si queréis) entre Drácula, Jonathan Harker y Mina. Aunque realmente prevalece y la que te toca la patata es la de Drácula, amando más allá de la muerte a Mina, que es como la reencarnación de la amada que perdió. Vemos unas escenas de tensión sexual muy importantes, porque el libro también tenía sus referencias sexuales bien marcadas y la película está plagada de ese erotismo por doquier (tanto a través de Drácula y Mina, como de la historia un poco más paralela y bizarra de Lucy).


Algo que también llama mucho la atención de la peli, para la época, eran los efectos de maquillaje (como os decía), tanto del propio Drácula (de Gary Oldman) que está soberbio, incluso con todas esas capas de látex que lleva encima. Pero es que su forma de vampiro, que parece mitad murciélago y mitad hombre lobo peludo (seguro que también lo tenéis ahora mismo en vuestro recuerdo), ponía los pelos como escarpias.


En fin, por múltiples razones, es una peli atemporal, es una novela atemporal: nunca pasará de moda, ha marcado tendencia para siempre. Hoy puede ser un día tan bueno, como cualquier otro, para que re-visites tanto la novela como la peli. Ahí te dejo mi invitación.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena diálogo de película]

– Para ti, Louis, imagina que es vino.

– ¡No está muerta!

– Estás enamorada de tu naturaleza mortal. Te resistes a lo único que puede darte la paz.

– ¡Yo maté su paz!

– Somos depredadores, ¡cuyos ojos omnipotentes deberían proporcionarlos indiferencia!

– La chica le esta…

– ¡Vamos! ¡Tómala, Louis! ¡Sacia tu hambre!

– ¡No!

– [grito de mujer]

– Shh, todavía no, shh. Estás cansada.

Pues si en el 92 teníamos a Drácula en los cines, en el 94 la que vino a reventarnos la cabeza a todos los pre-adolescentes fue «Entrevista con el Vampiro». Es que tenía todo para ganarnos aquella dulce juventud.

Brad Pitt, Antonio Banderas, Tom Cruise, Christian Slater, en fin, todos referencias culturares de la época.

Dirigida por Neil Jordan, que es un director irlandés para mi gusto maravilloso y del que ya os traeré alguna joyita olvidada. Esta, sin duda, es su película más aclamada y más famosa, pero tiene algún que otro tesoro tapadillo, que os traeré.

Esta peli está basada en la novela homónima de Anne Rice, de 1976. Que Anne Rice sea probablemente, para mí, la mejor escritora sobre mitología vampírica de todos los tiempos. Digamos que es la J.K Rowling de los vampiros.


¿Qué decir de la ambientación de esta película? Ya os digo que su director es de un talento buenísimo. Te sumerge desde el principio en esa Luisiana española, en esa miseria que rodea al personaje principal de Louis, que en la peli ha perdido a su hijo y a su mujer y vive en una espiral de autodestrucción hasta que se topa con el vampiro Lestat, que aquí está interpretado por Tom Cruise de una manera magistral.


Es verdad que la peli no es 100% fiel al libro. De hecho, se cambian muchas cosas; se suavizan otras muchas, como la relación semi-incestuosa de Claudia (de Kirsten Dunst) con el prota, con Brad Pitt, que en el libro es mucho más sexual pero en la peli (obviamente por motivos obvios, y por la edad de la actriz) no podían llegar tan lejos. Es que estamos hablando del mundo vampiro: vampiro, sangre, sexo, está todo unido.


El argumento es muy sencillo, es ese viaje que solemos descubrir en las pelis bien narradas a través de los ojos de alguien novato (en «Harry Potter» sería cuando llega Harry Potter a Hogwarts por primera vez y empieza a descubrirlo todo). Esto lo hemos visto en multitudes, es una manera típica de contar una historia: a través de los ojos de alguien novato que llega a algún lugar, a alguna situación. En este caso, a lo que llega Louis es al mundo de la noche, al mundo del vampiro.


Bueno, la banda sonora de toda la peli es de un maravilloso y portentoso Elliot Goldenthal. Yo os puedo confesar (que para eso es este podcast) que ese compact disk me acompañó durante muchas y muchas jornadas de estudio, con una cajetilla de cigarrillos, escuchando esta banda sonora sin parar. Es que era realmente épica. Épica a ratos, y en otros tantos momentos introspectiva,  mística,  evocadora. Sin duda, muy bien elegida toda la partitura para esta peli, para acompañar a la peli.


Tenemos la lucha entre el bien y el mal, entre la moral del vampiro que no quiere sucumbir a los instintos más básicos contra el demonio malo en el hombro, que es aquí Lestat, que intenta llevárselo a tu terreno. Tenemos una aparición estelar de nuestro Antonio Banderas, que a todos nos hizo mogoñón de ilusión verlo en Hollywood en aquella época; y oye, la verdad, aunque sale poco, su papel merece mucho la pena. Seguro que lo estáis viendo pasar sus dedos, jugueteando, entre las llamas de una vela y diciendo que él no cree en Dios ni en el demonio porque no ha visto ni hablando con ninguno de los dos.


En fin, «Entrevista con el Vampiro». Fíjate que, en un programa de vampiros, no podía evitar traeros este clásico básico, que además es un triple combo aquí. Porque es el libro de Anne Rice, que sin duda tenéis que leer porque supera con creses a la peli, pero con creses; tenemos la peli, que os estoy comentando. Si no la habéis visto, ya estáis tardando (si os gustan las pelis de vampiros); y si ya la habéis visto, es una muy buena peli para recordar siempre, siempre descubres algún matiz nuevo.


Pero os digo que es un triple combo porque el tema musical del podcast de hoy también va a venir a través de esta peli, de «Entrevista con el Vampiro». A ver si sabes cuál es.


Ya solo estos primeros compases te tienen que sonar, ¿verdad? Justo al final de la peli, Christian Slater escapa acojonado por el puente de San Francisco, en su Cadillac; y Lestat se pone a los mandos, mete una cinta en el transistor, se saca los flecos de su camisa victoriana y se interna en la noche con su coche, prometiéndole a Christian Slater un viaje alucinante para el resto de su vida.


El tema musical es «Sympathy for the devil», pero en este caso versionado por Gun´s and Roses, hecho que me ha reseñado muy acertadamente mi mujer, que es una experta musical (mucho más que yo). El tema «Sympathy for the devil» en mi mente, para mí, siempre será de Los Rolling Stones; sin embargo, aquí Axl Rose hizo su propia versión en el disco de «The Spaghetti Incident?» y era un poco el himno de la peli, era lo que veíamos en los trailers y en las promociones de la época, iban siempre acompañados de este temazo.


Para gustos y colores, yo puestos a elegir sin duda me quedo con la versión de Los Rolling Stones, que además tuve la oportunidad de verlos en directo en Barcelona interpretándola. Es una auténtica pasada. La canción, el tema, es un tema socarrón, es un tema malvado y es un tema picaresco que le viene bien pintado a esa escena final que os comentaba con Lestat.


Así que ya sabes, ya sea la versión de Gun´s and Roses o la de Los Rolling, temazo recomendado para tu playlist.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo de serie en inglés]

Bueno, ¿y con qué serie vampírica os voy a sorprender? Pues ya habéis visto que no me cabe todo lo que quiero meter hoy en el programa. Hay mucho material vampírico para compartir con vosotros.

Esta serie que os recomiendo es la que estrenó Netflix a principio de año, en Enero. Se  estrenó tanto en Netflix como en BBC One y su nombre es «Drácula».

Aquí la diferencia principal es que está creada por los gamberrees de Mark Gatiss y Steven Moffat, que son los creadores de la serie Sherlock (que seguro que conocéis y de la que seguro que haremos alguna referencia en el futuro, porque es otro serion). 


En esta serie tenemos a un maravilloso Claes Bang haciendo de Conde de Drácula. El actor, un actor (si no recuerdo mal) húngaro, que al principio no te lo crees y luego, conforme pasan los minutos, lo compras totalmente porque la serie es una auténtica gamberrada. Es un re-interpretación muy loca, pero muy satisfactoria, de la novela original de Bram Stocker. Se regodean bien a gusto, en todo lo bueno y lo malo de Drácula.


Está montada en tres capítulos. Son simplemente tres capítulos, largos (de una hora y pico). En la BBC se estrenaron así, en tres días consecutivos; en Netflix los tuvimos todos de golpe, como mandan los cánones y como le gusta publicar a Netflix.


De verdad que yo no sabía qué esperarme, me imaginaba una producción chusquerilla, ¿sabéis? Pero qué va. O sea, es que es una producción de la BBC con un plantel de actores que es verdad que a muchos, por el nombre, no los conocéis; pero cuando los veáis dentro de la serie dices «¡ah!, este, ¡ah! el otro» porque la verdad es que el repertorio de actores británicos es muy bueno.


A lo largo de esos tres episodios, son como tres épocas muy marcadas en la vida de Drácula. Vemos una primera época que es lo que sería más fiel a la novela, de Drácula encontrando a Mina y con la historia de Jonathan Harker por medio; pero re-interpretada de una manera (ya os digo) muy atípica. Y bueno, una escena memorable en un convento con monjas (o sea, de verdad, memorable esa escena). Solo ese primer capítulo, por con esa escena, merece la pena.


Luego tenemos un segundo capítulo que de repente no te esperas, que es a bordo del Deméter. Ya sabéis, si estáis familiarizados con la novela de «Drácula», el Deméter es el barco que utiliza Drácula para viajar a Londres, a Inglaterra. Bueno, pues ese capítulo es todo a bordo de un barco. Cambia totalmente la idiosincrasia de la serie en ese momento, porque cambia muchísimo la dinámica al estar encorsetado dentro de lo que son las cuatro dependencias del barco; pero lejos de ser algo aburrido, tiene un giro final inesperado. En este segundo episodio es que ya el magnetismo de este Drácula te ha enamorado, te ha encantado.


Pero no se queda ahí la cosa, porque este segundo episodio acaba con un cliffhanger de esos de «por favor, pónmelo ya el siguiente episodio, Netflix» y lo que empieza a continuación es un Drácula en la época moderna, adaptándose a los tiempos de ahora. Algo que hemos visto también en pelis como «Sombras Oscuras» y otras tantas, pero que aquí sigue muy bien el arco argumental que han planteado los creadores, y llega a una conclusión que la verdad es que es de lo más satisfactoria. Tanto es así, que te quedas con ganas de mucho más, de ver mucho más de este Drácula.


Sin duda, una de mis mejores recomendaciones de material fresco y nuevo, que te dejo aquí hoy.


[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bien, llega vuestro momento: el momento de los pecadores digitales invitados a este confesionario. Ya sabes que para mí es muy importante que vosotros tengáis también aquí voz, voto y, sobre todo, oportunidad de desahogo. Vuestras recomendaciones frikulturales y de Marketing Digital son igual de válidas que las mías, claro que sí.

Así que, todas las semanas os pido que (bien a través de las redes sociales, usando el hashtag #pecadoresdigitales; o través de mi cuenta de Twitter @seomental, o de mi web seomental.com, o en Ivoox, o en Spotify, en cualquier canal me tenéis disponible) me manden un mensaje, contacten conmigo, enviarme un audio y yo encantadísimo de la vida que lo compartiré aquí, con el resto de pecadores y pecadoras.

¿A quién tenemos hoy de pecador digital invitado? Pues, de nuevo contamos con un gran amigo mío, un gran amigo de la infancia (de toda la vida, vamos). Él es Gonzalo Ortuño. De profesión es ingeniero, pero es mucho más que eso (obviamente). Es un deportista talentoso que se atreve tanto con un running, una bici o subir una montaña. De hecho, fue inspiración para hacer ejercicio físico durante gran parte de mi vida.

De hecho, empezamos a hacer juntos lo que se llama «orientación», que es un deporte con el que vas por el medio del bosque con una brújula (básicamente), pegando carreras, que mola un montón. La primera vez que subí a la Cruz de la Abuela también fue de su mano. Así que, como veis, muy importante para mi superación personal física, Gonzalo, siempre.

Él, además, es un buen amigo, fiel y leal; es un sibarita, le encanta la buena comida, la buena bebida. Le encanta, también, la fotografía, para la cual tiene un talento especial. Le encanta todo lo que tiene que ver con informática, con ordenadores, con cacharrear y es  (¿por qué no decirlo, si por eso está aquí?) un poco frikie. 


Así que, muchas gracias, Gonzalo, por estar hoy aquí conmigo. Vamos con tu pecado digital confesable.


[Habla Gonzalo Ortuño]

Hola, saludos a todos. Mi nombre es Gonzalo Ortuño. En primer lugar, Iñaki, quiero agradecerte que me hayas invitado a participar en tu podcast, especialmente porque disfruto mucho escuchando las confesiones de esos pecados capitales digitales que nos ofreces semanalmente.

Para los que no me conozcáis, me dedico a la ingeniería y prácticamente desde adolescente me ha atraído la divulgación científica. Es cierto que por aquel entonces acceder a este género no era tan sencillo como pueda serlo hoy, pero lo que se podía encontrar entonces en la biblioteca me llevó al pecado digital que os confieso hoy.

En un principio, descubrí a Isaac Asimov como divulgador científico. Recopilaba, en sus libros, cientos de ensayos e historias cortas sobre multitud de temáticas, dándole un enfoque científico y haciéndolo accesible para todos.

Asimov no solo era grande en el capo de las ciencias, sino que además se atrevía con otras materias que resolvía de forma magistral. Sin ir más lejos, me marcó su «Guía para el Nuevo testamento», en el que hace un análisis histórico de la vida de Jesús desde la perspectiva de un ateo de origen judío.

Fue a través de encadenar textos de Asimov a como llegué, por fin, a descubrir uno de mis géneros favoritos. En gran parte es gracias a la faceta de Asimov como uno de los mejores autores de ciencia ficción de la historia. Estoy convencido de que el éxito de Asimov como autor de ciencia ficción se basaba en su dominio científico de lo social-histórico, de forma que era capaz de hacer, de esos universos imaginarios que creaba, mundos totalmente creíbles.

Teniendo en cuenta que algunos de sus libros se escribieron en los años 50 del siglo pasado, parece increíble su serie de libros y relatos sobre robots. Libros como «El hombre del bicentenario» o «Las bóvedas de acero«, donde ya ponía de manifiesto cómo afectaría la robótica al mercado laboral en el presente y lo que probablemente supondría en el futuro la aparición de la robótica y de los conflictos humanos más viscerales. Quizás deberíamos empezar a programar sus tres leyes de la robótica en todo los robot, incluso en las rumbas.


Asimov también prevé la inteligencia artificial y el big data como una capacidad de los ordenadores (allá, por los años 50), en varios relatos. Y los conecta en campos tan diversos como estudios de mercado o la influencia de los resultados electorales (nos suena, ¿verdad?).


Hoy os recomiendo la lectura de «El hombre bicentenario» de Asimov, o si lo preferís podéis ver la película homónima protagonizada por Robin Williams, donde trata la evolución del robot hacia lo humano, tratando cuestiones como el desarrollo intelectual de forma libre frente a la esclavitud, los prejuicios, el amor, sexo y la supervivencia a la muerte. Es una gran obra.

Con esto me despido y os deseo lo mejor. Un abrazo. Chao.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

[Suena monólogo de videojuego en inglés]

Bueno, el juego de hoy es «BloodRayne». Básicamente una pelirroja enfundada en cuero, mitad vampiro y mitad humana, con unas pedazas de cuchillas brutales y mucha sed de sangre.

Este juegazo fue lanzado en el 2002 por Terminal Reality, que era una de las grandes productoras de video de la época, uno de los grandes estudios. Básicamente eso: encarábamos a Rayne en un hack an slash de toda la vida. Es decir, en tercera persona repartiendo palos, tanto con nuestras cuchillas mortíferas como chupando la sangre a nuestros enemigos para regenerar vida, como pillando armas.

Todo ambientado en un universo alternativo de la segunda guerra mundial; donde el mundo es consciente de la presencia de vampiros; donde hay sociedades secretas (la sociedad bridgestone); donde hay conspiraciones de los nazis ocultistas; donde, aparte de este tipo de enemigos, vas a encontrar arañas, bichos y vampiros mutantes; y donde lo que más gusto daba era, sin duda, descuartizar nazis a cámara lenta. Sí, una de las novedades que tenía este juego, para la época, era la inclusión de ese time bullet, de ese tiempo bala, de esa ralentización extrema en las ejecuciones, con un sistema de desmembramiento que la verdad es que estaba muy bien hecho, y unos gráficos también para la época muy decente.

Luego una secuela, que no estuvo nada mal, 2-3 más. Las películas nunca serán ventadas aquí porque forman parte del universo oscuro de cosas que no se mencionaron nunca, son muy malas; pero, sin duda, este juego te gustará y lo disfrutarás. BloodRayne.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bien, llega el momento de la herramienta digital recomendada. Hoy, y justo al hilo del profesional digital invitado que os voy a traer en la última sección, la herramienta que os voy a recomendar es el hosting para tu web de Raiola Networks.

Como siempre os digo, yo no recomiendo aquí nunca nada (ni nunca lo haré) porque me paguen o porque me den comisión, ni historias. Os recomiendo cosas que use yo, de verdad, en mí día a día, como profesional digital y que me hagan la vida más fácil. Pues, el hosting de Raiola es una de esas herramientas.

El hosting web de Raiola es básicamente eso, para alojar tu web, comprarte el dominio con ellos, que te lo alojen y a partir de allí pues ya instalarte el CMS con el que quieras trabajar (normalmente WordPress). Esto lo vas a hacer de una manera súper rápida, en un par de clicks ya tienes un WordPress instalado y puedes empezar a funcionar con él.

Además de su panel de control, pues vas a poder controlar lo típico en este tipo de servicio: las cuentas de correo, el espacio en disco duro, en fin. Lo bueno y lo que marca la diferencia de Raiola y por lo que yo lo recomiendo, pues, primero por el soporte, porque tiene un soporte humano dedicado que realmente se preocupa porque te funcione todo como tú quieres (y, además, en persona, nada de tickets fríos; o sea, es decir que te llaman por teléfono si hace falta y hablan contigo). Si vienes de hacer una migración que estás en un hosting chusquero, baratero, y te quieres pasar a Raiola, te ayudan con el proceso de migración también, de una manera sencilla.

Habla nuestro mismo idioma (quiero decir, el idioma de los SEOs, de los que nos dedicamos a Marketing Digital). Entonces, tienen ya herramientas integradas para optimización de imágenes, para WPO y que vaya más rápido, y que le guste a Google, tiene un sistema de caché especial para que funcione rápido de verdad la página (según que a Google le mola también). Es que a su SEO, que es Álvaro Fontela (y que vas a conocer ahora, en la siguiente sección), le encantan estas cosas (como él te va a decir). Entonces, las ha embebido todas muy bien dentro de esta solución que es el hosting de Raiola Networks.

Sin duda, si vas a empezar una nueva web, te lo recomiendo; o si tienes ya tu web en un sitio en otro hosting y sabes que te va lenta, que tienes problemillas, pues es un momento ideal para dar un cambio con ellos. Échales un vistazo. Raiola Networks.

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, finalizamos, o vamos finalizando el episodio de hoy con ese profesional digital recomendado.

Hoy es Álvaro Fontela, y es el SEO de Raiola Networks, la herramienta digital que os acabo de recomendar. 

Bueno, a Álvaro yo lo conocí hace ya unos cuantos años en alguno de los SEOs que montamos (la verdad que ya ni recuerdo en cuál fue). Lo que sí que recuerdo fue reírme mucho con él y encontrar en él, primero, un gran profesional que le encanta su trabajo (como ahora veréis) y que ha sido capaz de levantar una empresa tan potente como Raiola en apenas unos pocos años.

No sé de dónde saca la energía Álvaro, porque aparte de estar en todos los eventos, dando conferencias o ayudando y representando a su empresa, él saca tiempo para desarrollar, para ser formador en escuelas como Webpositer Academy. Además, aún le queda tiempo para su vena frikie, que es la que os viene a contar aquí: ese pecado digital confesable (o esos pecados digitales confesables).

Sin duda, un profesional muy recomendable, muy buena persona y alguien a quien da gusto tener cerca. Os dejo con Álvaro.

[Habla Álvaro Fontela]

Hola, soy Álvaro Fontela de Raiola Networks. Nada, vengo a contaros algo sobre mí.

Siguiendo lo que me comentó Iñaki, una pasión profesional, pues WordPress. Llevo muchísimos años con WordPress. Yo siempre digo que empecé en el 2010, pero es posible que empezara algo antes (en 2009, por ahí), cuando estaba trabajando en la primera empresa en la que trabajé, en 2009-2009. Desde eso, no me he despegado de él, sigo tan apasionado de WordPress cada día más y me gusta cada vez más.

¿Una pasión personal? Pues creo que al día de hoy lo que más me apasiona a nivel personal son los coches japoneses antiguos. Coches de los 90 que creo que marcaron un punto de inflexión en el automovilismo actual. No hablo que marcaron en los coches que se venden ahora mismo, sino en lo que es un coche de verdad. Para mí, toda la tendencia de JDM de los 90, de coches que eran deportivos, con la restricción de los 260 caballos máximo y demás, pues al día de hoy soy fan. Soy un frikie de eso. Me sé muchísimos datos. Si tuviera sitio, tendría el garaje lleno (bueno, si tuviera el sitio y tiempo, porque eso es lo que también nos falta).

¿Un pecado digital? Voy a decir dos. Una parte ligada a lo que acabo de comentar y otra ligada a una parte más frikie de mí. Por un lado, a nivel película, soy fanático de la saga «A todo gas», desde la 1 a la 3. A partir de ahí empieza a pasar un poco el interés, pero soy fanático de eso que se mostró en esas películas del mundo de los coches japoneses en Estados Unidos, de la cultura JDM en los Estados Unidos y demás.

Después, lo que quería comentar a un nivel un poco más Frikie, es que yo jugué casi siete años a  World of Warcraft. Creo que es la parte más frikie de mí. Yo antes jugaba bastante, ahora juego bastante menos por tema de tiempo (aunque sí que es verdad que con la cuarentena he vuelto a jugar). Me gustan bastante los juegos de PC, los juego de mmorpg (o sea, rol puro). Lo que pasa es que, bueno, necesitan tiempo (y eso es lo que me falta, precisamente).


Pero, bueno, nada, un saludo a todos. Creo que ya he completado los datos que me pidió Iñaki.


[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Bueno, pecadores/pecadoras, llega el momento de la despedida. ¿Qué te ha parecido el episodio de hoy, este primer volumen de criaturas de la noche? ¿Has echado en falta alguna peli, algún juego o alguna otra serie? ¿Un libro, una canción? No te preocupes, va a haber muchos más volúmenes y me encantará repasar y reseñar todos, también aquellos que tú me sugieras.

Ya sabes que cada semana tienes una sección dedicada para ti, para pecadores digitales invitados. Solo tienes que buscarme en Twitter como @seomental, o en mi blog (seomental.com), busca el hashtag #pecadoresdigitales y deja ahí tu comentario o lo que te gustaría que mencionase en el próximo episodio, o directamente (si te atreves) en el perfil de anchor.fm/seomental o en el de Ivoox déjame un mensaje o déjame una recomendación y lo publicaré en el siguiente programa. Esto es para eso: para compartir entre todos esas confesiones digitales que tenemos, y si de paso ayudamos a alguien a pasar una tarde de domingo, a descubrir algo nuevo, yo creo que eso siempre es bonito (y, como os digo, la mayor satisfacción de todas).

Muchas gracias por estar ahí al otro lado. No olvides dejarme tu «me gusta», tu comentario, que me da muchas ganas y muchos ánimos para continuar trayéndote cada domingo un nuevo episodio de Los 7 Pecados Digitales.

¡Adiós!

[Voz de mujer] Los 7 Pecados Digitales by SEOmental.

Presentado por
Iñaki Tovar

Creativo y Estratega Digital con ganas de darle un buen bocado al mundo. Emprendo en serie y en serio y estoy deseando escuchar tus ideas.

Únete a la conversación

Otro episodios interesantes

Episodio 8